La transformación de la educación secundaria como un proceso colectivo



Para lograr un verdadero cambio social, es fundamental que exista paralelamente una justa distribución de la riqueza y de los conocimientos. En el acerbo cultural está instalada la convicción de que "el saber es poder"; si este principio se entronca con el proceso de emancipación de los pueblos, debe entenderse la construcción del poder popular como un proceso colectivo en que el diálogo de saberes se constituye como una herramienta básica en todos los ámbitos, especialmente en el educativo.

Entender la escuela pública como un espacio de disputa por los conocimientos es redefinir el proyecto social en el que se está inmerso, porque es allí donde sus verdaderos protagonistas definen el para qué enseñar a través de una currícula donde se trabajan las herramientas instrumentales y simbólicas necesarias para desarrollarse en la sociedad, permitiendo romper con la exclusión.

Desde hace años la educación en Río Negro atraviesa una crisis de sentidos, jaqueada por la falta de definiciones políticas populares, con un presupuesto escaso y mal distribuido. Esta crisis no afectó totalmente al Nivel Medio mientras estuvo vigente la reforma del año '86, que significó un proyecto educativo en el que se respetó el rol participativo de los estudiantes, la visión significativa del pensar y hacer docente, el valor social de la experiencia, la articulación escuela-comunidad; prueba de ello son los bajos niveles de repitencia, deserción y desgranamiento en esos años.

Cuando desde el gobierno provincial se definió desarticular esta reforma, la crisis en el nivel se agudizó, es por ello que desde el sindicato docente se planteó continuamente la necesidad de reconstruir, refundar y/o reinventar la educación secundaria a partir de un debate ideológico de políticas educativas que permita plantear una construcción comunitaria de la escuela, con espacios de encuentro a todas y todos los actores institucionales.

Con este criterio y como parte de su política gremial, desde Unter se empezó a trabajar a fines del año 2004. El primer paso fue ampliar la mirada para lograr reconocer el rol del trabajador de la educación como parte de un colectivo histórico social. De la misma manera, analizar el rol que cumplió y cumple la escuela como espacio de reproducción del modelo hegemónico, para sentar las bases del nuevo contrato social que se debe elaborar, si se quiere una escuela construida por el conjunto como espacio de transformación.

En febrero del año 2005, desde el sindicato se organizó y se puso en marcha el seminario taller "Estrategias para repensar la enseñanza en el Nivel Medio", como la instancia que permitiera instalar la necesidad de cambio. A partir de allí se elaboró un instrumento de diagnóstico que se trabajó en las jornadas institucionales, lo que permitió evaluar el sistema actual y revalorizar lo que significó la destrucción de la reforma en el año 1996.

Se continuó con la elaboración de textos sobre la concepción de hombre, sociedad y sujeto y sobre los fines y objetivos de la educación, los que fueron discutidos por los docentes en el ámbito escolar y que hoy forman parte del marco teórico del diseño curricular que se está construyendo

Asimismo se puso en marcha el proyecto "La construcción comunitaria de la escuela", concretando debates con la comunidad en encuentros locales, regionales y un encuentro provincial realizado en diciembre de 2006. En estos espacios participaron madres, padres, docentes, estudiantes y la comunidad en general. Se desarrolló, de manera simultánea, el seminario taller "Un proyecto curricular como una construcción política, social y cultural", con la participación de la curriculista mexicana Alicia De Alba, con el objetivo de propiciar un espacio alternativo para producir teoría pedagógica desde la práctica docente.

Paralelamente se denunció públicamente la implementación por parte del Ministerio de planes focalizados financiados por Nación, que no responden a las necesidades de la educación secundaria rionegrina y, por lo tanto, en nada resuelven la situación de crisis planteada, además de favorecer la precarización laboral de trabajadores/as de la educación.

El trabajo que se fue dando desde cada una de las escuelas garantizó la participación colectiva, generó discusión, debate, propuestas, sugerencias y aportes, permitió elaborar en conjunto una propuesta curricular alternativa que se presentó ante las autoridades del Ministerio y cuya sistematización se publicó en seis ediciones de la revista "La escuela en marcha - Cuaderno para el debate de Nivel Medio" de Unter.

Con el objetivo de implementar esta propuesta curricular alternativa, se comenzó a participar en la Comisión creada por resolución Nº 611/06, a partir de agosto del año pasado, porque la presencia de la organización en este ámbito garantiza el respeto a los tiempos educativos necesarios y la participación de los docentes. En este ámbito, Unter planteó las bases que permitieron acordar documentos para el marco teórico, organizar y poner en marcha la capacitación sobre educación de adultos, a partir del proyecto presentado por la organización gremial.

También se organizó el subprograma de Actualización Disciplinar respondiendo a las necesidades planteadas por docentes en reiteradas jornadas institucionales y a las críticas a las capacitaciones propuestas desde el CPE, con el objetivo de generar un espacio de reflexión sobre la propia práctica, de debate y de construcción de un nuevo proyecto curricular a partir de la revisión de los saberes disciplinares, anclados en un nuevo marco teórico. En éste se propone un proceso de apropiación, análisis crítico y retroalimentación de la construcción del diseño curricular. La particularidad de este proceso es que abarca a la masividad de la docencia rionegrina de Nivel Medio y que es una construcción en un marco de un proceso participativo.

Por sugerencia del sindicato se está trabajando en una capacitación para los equipos técnicos de apoyo pedagógico y se están organizando talleres destinados a los maestros de enseñanza práctica y jefes de taller.

Sin lugar a dudas se han dado pasos importantísimos. Hay que seguir profundizando el cambio teniendo en claro que la lucha en el campo popular consiste en construir entre todos una sociedad con verdadera justicia social, una comunidad que sostenga firmemente la revalorización de la educación como pilar básico para la consolidación de una ciudadanía libre, independiente, situada desde lo latinoamericano, lo nacional y lo regional con valores emancipatorios y con la convicción de que es a través de la educación que encontrará el camino de su crecimiento personal y de conjunto.

 

CARLOS TOLOSA (*) - MARCELO NERVI (**)

Especial para "Río Negro"

(*) Secretario General de Unter

(**) Secretario Adjunto de Unter


Comentarios


La transformación de la educación secundaria como un proceso colectivo