La tristeza acompañó el recuerdo de José Maciel

Ayer se cumplieron dos años del atentado con bomba que mató al barrendero municipal cipoleño. Su familia, los compañeros y la comunidad pidieron justicia con un acto y una marcha.




Luz Rodríguez

CIPOLLETTI (AC).- El gobernador Alberto Weretilneck insistió ayer con que al atentando que mató al barrendero municipal José Maciel estaba dirigido a la Policía. Cree que fue una respuesta a la lucha contra el narcotráfico o que tuvo relación con los asesinatos de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco, en junio de 2010 en Bariloche. Los familiares del empleado de 60 años y sus compañeros de trabajo pidieron que el crimen no quede impune. Unas 300 personas asistieron a la ceremonia que ayer se realizó para recordar a Maciel, a dos años de la explosión de la bomba en la escuela de Policía.

“Ver a los compañeros es un reflejo de él, gracias por llevar su nombre y acompañar este homenaje”, dijo entre lágrimas Mariana, una de sus hijas. Su hermana Angelina la tuvo todo el tiempo abrazada y mientras recordaban a su padre, el resto de los familiares acompañó a la viuda Olga Maciel, que se mantuvo en silencio y visiblemente conmocionada.

Agrupaciones que reclaman justicia, los bomberos, los cadetes de la Escuela de Policía y el intendente Abel Baratti y su gabinete, participaron del acto. También llegó un gaucho montado a caballo en homenaje al trabajador que era un apasionado de las destrezas criollas.

El gobernador confirmó su asistencia a último momento. Cuando llegó, abrazó a la viuda del empleado y después asintió con la cabeza todos los pedidos de justicia. En diálogo con los periodistas, reiteró que el atentado tuvo como blanco a la Policía de Río Negro por “la lucha contra el narcotráfico que habíamos iniciado en Cipolletti o por las muertes de Bariloche”, dijo.

De todas formas, la Justicia Federal sigue la pista internacional que vincula el ataque con grupos terroristas chilenos que ya habían colocado bombas en otras regiones del país.

Weretilneck reconoció que se desaprovecharon los días más valiosos para llevar adelante la investigación que “debió haber pasado inmediatamente al fuero federal”.

La marcha que organizaron sus compañeros comenzó en el mismo sitio desde donde el empleado salía a limpiar las calles de la ciudad.


Comentarios


La tristeza acompañó el recuerdo de José Maciel