La “tristeza” del Tata, la “tortura” de Masche

Martino se mostró golpeado y dijo que Argentina mereció más. Javier, frustrado, hasta puso en duda su continuidad

copa América

AP

El volante del Barcelona afirmó: “Es un karma que tenemos que vivir”.

“Tristeza” y “tortura” fueron las palabras que retumbaron en el vestuario visitante del Estadio Nacional. Las expresaron Gerardo Martino, el capitán del barco; y Javier Mascherano, que una vez más dejó la vida en la cancha, pero no alcanzó.

“Creo que merecimos un poquito más pero no nos tocó”, se lamentó el Tata. “Siento mucha tristeza, sobre todo viendo a los chicos. Nos toca vivir una situación similar a la de un año atrás pero lo hicieron muy bien, con mucha dignidad”, agregó.

El entrenador señaló que “esto es una cuestión de dos equipos: es cierto que Chile no brilló y Argentina no brilló, pero el equipo goleador del torneo no nos hizo ningún gol”.

“Hoy fue más lo que los neutralizamos que lo que pudimos jugar. Nosotros para jugar con equipos de esta naturaleza tenemos que primero neutralizarlos y después jugar nosotros. Lo neutralizamos totalmente pero nos faltó meterla en las tres jugadas que tuvimos”, señaló Martino.

Según su evaluación, “ninguno tuvo la fluidez en el pase para salir de esa presión”.

Martino negó, en tanto, un cambio rotundo en la selección argentina tras la derrota en la segunda final en menos de un año.

Luego fue el turno del Mascherano, quien terminó el partido en una pierna.

“Perder es una tortura, una tristeza muy grande. Nosotros venimos haciendo las cosas muy bien y no se nos cae nada. Es un karma el que tenemos que vivir”, declaró el volante de Barcelona.

Reconoció que “en lo personal” no encuentra “maneras de describir” la frustración, luego de perder la final del certamen continental.

“Ojalá en el futuro Argentina pueda ganar. Me tocó jugar tres finales de la Copa América (2004, 2007 y 2015) y perdimos las tres. No le puedo encontrar una explicación”, repitió Mascherano.

El ex-River consideró que el equipo nacional jugó una “muy buena Copa América” y estuvo “a la altura de las circunstancias” en la definición del torneo. Pero otra vez nos vuelve a faltar esa cuota de suerte que hay que tener en una final. Es un karma, no lo sé”.

En medio del dolor por la nueva final perdida, Mascherano sugirió la posibilidad de dejar la selección, aunque seguramente fue un momento de calentura.

“Queda todo muy lejos. Creo que soy uno de los más grandes y habrá que hacerse cargo de lo que venga”, resumió y se marchó con la mirada clavada en el piso.


Comentarios


La “tristeza” del Tata, la “tortura” de Masche