La UCR, sin brújula en el nuevo mapa oficialista

La salida de Sanz dejó sin nexos a la dirigencia local. Más cruces con el Pro por los futuros cargos nacionales.



#

El domingo un sector del radicalismo quiso sumarse a los festejos en la Sociedad Libanesa de Roca, pero les dijeron que no eran bienvenidos.

Tras las elecciones

El radicalismo rionegrino quedó aún más desorientado con el alejamiento de Cambiemos del presidente de la UCR Ernesto Sanz.

La dirigencia provincial, en sus distintas vertientes, perdió un interlocutor permanente y, consecuentemente, el nexo que buscaba con el futuro gobierno nacional.

El senador mendocino era una referencia decisiva para el equilibrio entre los socios rionegrinos del nuevo oficialismo.

El radicalismo hurga por un representante, máxime con los actuales momentos de tensión que se viven en la provincia.

Ayer, el presidente del Comité roquense y legislador Alejandro Betelú, confrontó con la dirigencia del Pro después de que el domingo les vedaran el festejo compartido en Roca.

En diálogo con radio La Super, el radical afirmó que “nuestros fiscales pelearon voto a voto” mientras otros “se dedicaban a inflar globitos”, en referencia a la representación macrista.

“Hay que tener cuidado con aquellos que se creen que tiene una vara de moralidad”, remarcó Betelú.

Además, el legislador adelantó que el intendente José Luis Foulkes fue designado por el sector en la “representación para la designación de los cargos”.

El jefe comunal viedmense tenía, también, su vínculo central con Sanz.

Ante esos embates, la dirigencia macrista local no se quedó inmóvil.

Mientras el diputado electo Wisky y el jefe de campaña Juan Carlos Martín se reunían en Buenos Aires con referentes de la Fundación Pensar para analizar medidas para la fruticultura, desde Roca el excandidato a intendente del Pro Roberto Zgaib contraatacó los embates radicales.

“En el nuevo gobierno nacional no va a haber lugares para amiguismos y punteros, se vienen tiempos donde se va a priorizar la capacidad e idoneidad para los cargos a ocupar, personajes como Sartor no van a tener ninguna posibilidad, hay muchos radicales que le sacan ventaja en capacidad e idoneidad que son los que van a ser tenidos en cuenta”, escribió en su cuenta de Facebook.

Ajeno a esa disputa, el exvicegobernador Bautista Mendioroz se instaló en Buenos Aires, utilizando sus propias relaciones.

El legislador del bloque Raúl Alfonsín destacó el triunfo de Macri y se entusiasmó porque reinstaurará “el sentido federal y democrático de la República que el kirchnerismo nos quitó”.

Además, confió que “el gobierno de Cambiemos revalorice el rol de los pequeños y medianos productores” de la fruticultura, alejándolos de “las frustraciones a las que fueron sometidos hasta ahora con parches y mentiras. De este modo se iniciará el camino a recuperar a esa Río Negro exportadora”. (AV / Redacción Central)


Comentarios


La UCR, sin brújula en el nuevo mapa oficialista