La UNC busca la “accesibilidad académica”

Distinta de la física, es una barrera invisible. Una comisión trabaja el tema hace 15 años.



#

La falta de ascensores y de carteles en braille no es el único problema en las unidades académicas. Foto Cecilia Maletti

DISCAPACIDAD

NEUQUÉN (AN).- Las unidades académicas que comprenden la Universidad Nacional del Comahue (UNC) están adecuando los edificios para la accesibilidad física de todas las personas. Y el otro problema que intentan resolver es la accesibilidad académica, constituida en una barrera que impide que los estudiantes puedan acceder a una educación superior de calidad, con igualdad de derechos y obligaciones. Ya no se habla de inclusión, sino de no excluir.

En la UNC funciona desde hace 15 años la Comisión Universitaria sobre Accesibilidad al Medio Físico y Social. Este equipo de trabajo integrado por estudiantes, docentes, graduados y no docentes tiene la función de repensar los modelos homogéneos, las miradas únicas de visualización y abordaje de las situaciones. También analizar la llamada “normalidad” para “deconstruirla”, bajo la premisa de que esa supuesta normalidad que nos atraviesa no contempla al otro diferente ni la diferencia.

Así, se considera que la discapacidad no es una característica propia de la persona sino que se genera en el vínculo entre las personas que tienen una patología o secuela de patología (lo cual es médico) y el entorno socio-cultural. La denominación correcta, según la comisión, es “persona en situación de discapacidad”, ya que es una situación vincular entre las personas y el entorno.

Rosario Olivares, coordinadora de la comisión, dijo que no es la persona la que sufre la discapacidad, sino que lo correcto es hablar de la discapacidad establecida en los vínculos sociales donde se producen barreras. Para afrontar la accesibilidad académica, Olivares explicó que están desarrollando diferentes estrategias contextuales, según la situación. “Aquí nuestro principal desafío es generar condiciones de accesibilidad para personas en situación de discapacidad auditiva, específicamente personas sordas hablante de lengua de señas. Además la institución debe urgentemente repensar la cuestión curricular de las carreras, y abordar la temática con la capacitación del personal”, dijo.

Cristina Cano, secretaria de Bienestar de la que depende la comisión, informó que esta población acude cada vez más a los estudios superiores: según el último registro son 121.

Los inconvenientes físicos fueron los primeros en resolverse, sobre todos en los edificios viejos a los que de a poco se le van incorporando las normas de accesibilidad. Por ejemplo en ninguno de los asentamientos hay ascensores y solo algunos tienen reconocedores de sectores en braille. De todos modos la problemática más difícil y la que mas obstáculos genera es la accesibilidad académica.


Comentarios


La UNC busca la “accesibilidad académica”