“La única verdad es la realidad”





Debo expresar con mucha tristeza y vergüenza los razonamientos y las expresiones de quien es titular del gobierno de la ciudad de Neuquén, Martín Farizano. La ciudad de Neuquén, donde habito, primero como vecino y luego como ciudadano, la ciudad cabecera de la Patagonia, un valle florido con una deslumbrante belleza por sus ríos y bardas en el cual el turista queda asombrado por sus bellezas naturales, pero claro, sólo hay un sendero que el turista “debe conocer”. Debo admitir y reconocer que el pueblo de la ciudad es tan dócil y complaciente que los gobiernos de turno aprovechan la situación. No entraría en este espacio, que agradezco, la interminable cantidad de falencias que tiene nuestra ciudad mientras estos señores miran para otro lado y, por supuesto, mienten y mienten. “La única verdad es la realidad”, decía un estadista. Volviendo al tema central, no veo obras de infraestructura por parte del municipio, ¡la ciudad debe colocarse en cuatro tambores y dar comienzo a una verdadera política de Servicios Públicos! También saber qué pasa con el famoso Paseo de la Costa que, si mal no recuerdo, debe hacer más de quince años que está dando vueltas y los señores chacareros especulan cada día con el negocio inmobiliario que destrabaron en la Legislatura para poder vender sus tierras, ya que tierras aptas para cultivo no se podían vender en la provincia. Si hablamos de los servicios básicos que competen al Estado municipal, debo decir que constituyen el fracaso más rotundo de los últimos tiempos. La ciudad es un desastre, desde los espacios verdes y recreativos hasta las riberas de los ríos y las tomas de cada día. No hay políticas sustentables ni políticas en las áreas cultural y deportiva, que sólo son contempladas, por supuesto, muy bien en el casco céntrico y los barrios, olvidados del hombre y de Dios. Inseguridad, ausencia de un banco de tierras y, por supuesto, miles de viviendas en la meseta esperando ser hechas mientras los hijos e hijas de neuquinos las ven pasar y tiene prioridad la solvencia de los que más pueden. ¿Cómo pueden hablar de candidaturas cuando las asignaturas mínimas están pendientes, si cuando transitamos las calles de Neuquén nos acordamos frecuentemente de nuestro gobierno municipal, o cuando miramos las miserables condiciones de vida de los barrios periféricos, que entre el olor nauseabundo de sus cloacas y las aguas servidas en sus calles nos detallan en qué lugar del mundo viven esos vecinos? ¡Voces sin expresión, marginales, excluidos sociales, “negros de m...”! Señor intendente, se debe gobernar pero en serio. Usted administra una ciudad importante pero, para gobernar, primero se debe contemplar que en esta ciudad todavía viven seres humanos. Miguel Santiago Olmedo DNI 11.630.502 Neuquén

Miguel Santiago Olmedo DNI 11.630.502 Neuquén


Comentarios


“La única verdad es la realidad”