La urgencia dio paso a que la ayuda sea ahora prioritaria



1
#

Jacobacci bajo una gruesa capa de cenizas que ayer, removidas por el viento, paralizaron la llegada de la tan ansiada ayuda.(Foto: José Mellado )

2
#

Poco duró el alivio en Jacobacci. A la mañana de ayer limpiaban y por la tarde otra vez la ceniza envolvió todo.

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- La situación provocada por la erupción del volcán Puyehue en Chile complica cada vez más a Jacobacci y su zona de influencia donde la ayuda no puede llegar por la abundante ceniza y las malas condiciones del tiempo.

“Es un caos, una catástrofe. Una situación desesperante que nunca nos hubiéramos imaginado y que nos va a llevar mucho tiempo poder normalizar. Es tanto o más grave que lo de Bariloche o Villa La Angostura. Hoy estamos sitiados por la ceniza y el viento que no para y nos complica cada vez más” sostuvo angustiado el intendente de Jacobacci, Carlos Toro. La crítica situación llevó al Concejo Deliberante a declarar la zona en desastre económico, social, agropecuario, ambiental y vial.

A medida que pasan las horas, la preocupación se incrementa en los campesinos. La falta de agua y forraje para los animales los desvela. La ceniza tapó el poco pasto de la zona y las aguadas y el fuerte viento viciado de ceniza reduce la visibilidad y provoca desorientación en el ganado. Campesinos y técnicos de organismos vinculados a la producción mantuvieron distintas reuniones a fin de ‘mapear’ la situación, evaluar necesidades y plantear la estrategia de intervención a corto, mediano y largo plazo.

En la mañana de ayer, un momentáneo alivio del viento permitió comenzar con trabajos de limpieza en las calles y llevar ayuda a la zona rural.

Sin embargo, después del mediodía, el viento comenzó a cobrar cada vez más intensidad y una gran nube de cenizas envolvió a Jacobacci.

El aire se tornó irrespirable y la visibilidad nula. Desde Defensa Civil se decretó la prohibición del tránsito vehicular y se multiplicaron las recomendaciones para que los vecinos permanezcan en sus casas. Sin embargo ni el interior de sus hogares estuvieron resguardados porque las partículas de ceniza en suspensión ingresaban lo mismo por rendijas de puertas, ventanas, cerraduras, ventilación de los calefactores, etc. Educación decidió continuar con la suspensión de clases hasta nuevo aviso.

Si bien desde los organismos viales señalan que las rutas están “transitables con extrema precaución” esto casi parece una ironía porque lo cierto es que la circulación es imposible. El polvillo volcánico genera serios inconvenientes en los vehículos y esto quedó reflejado en dos camiones del Ministerio de Desarrollo Social de Nación. Uno, que llevaba colchones para Bariloche se quedó a 30 kilómetros al oeste de Jacobacci, y otro que trasladaba agua mineral, barbijos, frazadas para esta ciudad quedó varado entre Pilcaniyeu y Comallo. Solo pudo arribar un camión con pasto enviado por la provincia.


Comentarios


La urgencia dio paso a que la ayuda sea ahora prioritaria