“La ventanita”

Redacción

Por Redacción





CONSULTOR IMPOSITIVO

Enrique Martín Vicco (*) consultorio@csbya.com.ar

A través de la Comunicación A 5318, el Banco Central suspendió, desde el 6 de julio pasado, las operaciones de cambio de divisas con fines de atesoramiento, dándole un marco legal a una situación que se venía observando hacía un tiempo. De hecho, en la pantalla web de la AFIP en donde se registran las consultas se había eliminado la opción vinculada con ellas durante los días previos a la emisión de la norma, lo cual fue rectificado posteriormente, dado que no se podía eliminar esta alternativa hasta tanto no hubiera una regulación que sustentara su ausencia. De esta manera, el Banco Central retoma el rol protagónico en el control de cambios, que había perdido a manos de la AFIP (dada su intervención en los sistemas de aprobación de las solicitudes), situación que, al menos desde lo institucional, pareciera ser más prolija. En este sentido, las ventanillas más sencillas y con mayor demanda que quedan abiertas para la compra de divisas son a) viajes: continúa habilitada la adquisición por parte de personas físicas y empresas para los viajes de su personal, previa autorización a través de la web de AFIP, con clave fiscal y completando el formulario con los datos del viaje y sus pasajeros. En caso de postergación o suspensión del viaje, el cliente deberá reingresar las divisas adquiridas dentro de los 5 días hábiles bajo pena de aplicación de las sanciones previstas en el régimen penal cambiario. A instancias del control en el uso de estas divisas adquiridas a precio oficial, la Dirección Nacional de Migraciones tendrá la tarea de informar a la AFIP y al BCRA los movimientos para efectuar el cruce de datos con las solicitudes efectuadas. b) Compra de inmuebles: las personas físicas podrán, hasta el 31 de octubre inclusive, acceder a la compra de divisas por los montos de créditos hipotecarios de largo plazo que se encuentren acordados previamente a la fecha de emisión de la norma con las entidades financieras locales y, en tanto, aquellos fondos se destinen en forma simultánea a la compra de la vivienda. Otras actividades para las cuales se permite la adquisición de divisas son aquellas relacionadas con donaciones a causas humanitarias, pago de patentes, regalías, servicios profesionales y técnicos, entre otras, con menor importancia relativa. Asimismo, la adquisición de divisas para el pago de consumos en el exterior vía tarjetas de débito y crédito permanece vigente y no requiere autorización de la AFIP. (*) Contador. Chinni, Seleme, Bugner y Asoc. www.csbya.com.ar


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“La ventanita”