“La verdadera discriminación”



Cuántas veces al día y con tanto interés, en nuestra vida diaria escuchamos abordar este tema que nos afecta tanto a las mujeres: la discriminación. Me parece muy noble que se saque a luz esta realidad que sufrimos desde que el mundo es mundo y sobre la que, tan “a paso de tortuga”, hemos avanzado. Por ello, desde mi humilde condición, me he puesto a analizar sobre este término no sólo en su significado sino también en su utilización. Si sos mujer compartirás conmigo que cada vez que encendés la radio o prendés la televisión, siempre alguien desde el mundo de la política, desde el ámbito del gobierno o desde la salud, dice estar sumamente preocupado por nosotras y por nuestros derechos. Pero por más que tantos estén interesados por mí o mejor dicho por mi “yo, mujer”, hoy me levanté temprano pues soy una honrosa mamá, correr atrás de mis hijos es una tarea muy ardua pues no es sólo lo que quiero y debo hacer, tengo que trabajar pues con el sueldo de mi esposo no nos alcanza, tuve que ir al centro y en el colectivo nadie me cedió el asiento como tampoco en el registro civil donde me dirigí a realizar un trámite por mi documento y donde tengo que volver algún día de estos porque, de los 25 números que entregan por día justo me tocó el 26. Aprovechando que estaba cerca del hospital, pretendí sacar un turno para ver al dentista pero no hay lugar hasta dentro de 3 meses donde además me enteré que no arreglan piezas dentarias, sólo hacen extracciones. Por todo ello que nos pasa a la mujeres y contra la “Verdadera Discriminación” que sufrimos las que compartimos este género es que enuncio como ciudadana con todo el derecho a expresarme que: la discriminación de la que nos hablan los medios no es tal, no trabajan por mis derechos cuando me proponen hacerme gratis un aborto, o colocarme gratis un DIU, u ofrecerme educación sexual para mí o para mis hijos. No es lo que necesito como mujer porque no estoy dispuesta a aceptar el asesinato de mis hijos ni de los de ninguna otra mujer, ni colocarme ni tomar ningún anticonceptivo pues no lo preciso si las mujeres sólo somos fértiles tres días al mes. Ahora entiendo y quiero compartir que la verdadera violencia de género es la que a través de políticas foráneas imponen a mi patria a través de gobiernos corruptos para que no podamos crecer como país, como familia ni como mujer. Claudia Vázquez DNI 18.501.710 Neuquén

Claudia Vázquez DNI 18.501.710 Neuquén


Comentarios


“La verdadera discriminación”