La víctima murió de un golpe en la cabeza

En el lugar sólo quedaron la cabeza, totalmente destrozada, la columna vertebral y parte de la pelvis. Se trata de un hombre



ROCA (AR).- La víctima, cuyo cuerpo fue descuartizado y quemado el miércoles a la madrugada en la zona norte de Roca, habría sido asesinada de un fuerte y certero golpe en la cabeza, según lo que reveló la autopsia.

La pericia realizada a los restos, confirmó la saña con que fue atacada la víctima, que hasta anoche no había podido ser identificada.

Se supo que lo único del cuerpo que se encontró fue la cabeza -que está totalmente deformada por los golpes y el fuego-, la columna vertebral y una parte de la pelvis. Lo ocurrido con el resto de las extremidades, es un verdadero misterio y hasta anoche no habían sido halladas.

Mientras, las dos personas que son intensamente buscadas, y que fueron identificadas por un presunto testigo del bestial ataque, siguen sin aparecer. Se trata de dos jóvenes que tendrían algún grado de parentesco entre sí. Al menos uno de ellos tiene antecedentes policiales, aunque sería por delitos menores como robo o lesiones.

Ambos son intensament buscados por la Policía, y no se descarta que vayan rotando de "aguantaderos" en Roca, hasta que los controles policiales disminuyan.

Con respecto a la identidad de la persona asesinada, aún no se pudo establecer. Durante la autopsia, que finalizó ayer minutos antes de las 14, se extrajeron muestras para realizar estudios de ADN. "Creemos que va a ser la única manera de establecer de quién se trata", señaló ayer una fuente ligada a la investigación.

La pericia realizada por el médico forense Adolfo Scatena, hace presumir que la víctima fue atacada con un hierro, un palo o un elemento contundente con algún tipo de punta, y con ello golpeado en la cabeza. Este golpe le habría producido la muerte, pero posteriormente, él o los asesinos seccionaron el cuerpo y lo quemaron con la intención aparente de borrar todo tipo de pruebas que los incrimine.

Como se dijo, sólo la cabeza, la columna vertebral y la pelvis permanecieron unidos. De todos modos, fue suficiente como para descartar que la víctima haya sido asfixiada. Tampoco se detectaron órganos sexuales femeninos, por lo que se refuerza la hipótesis de que se trata de un changarín apodado "El Correntino", como indicó un testigo.

La acción del fuego generó

daños muy importantes en el cadáver: sólo quedó un pulmón. Las llamas habrían consumido el tórax, abdomen y corazón, mientras que lo ocurrido con las extremidades es un misterio.

Pero además del fuego, los perros vagabundos también hicieron su trabajo. Y no se descarta que si los brazos y las piernas fueron dejadas junto al cadáver, los animales las llevaron a un lugar más alejado. De todos modos, se cree que ya deberían haber sido halladas.

La autopsia no permitió determinar si la víctima sufrió un derrame cerebral, ya que el cerebro estaba totalmente calcinado. Sí se confirmó que cuando fue quemado, ya había sido asesinada.

Ayer no se llevaron a cabo allanamientos, por lo que los investigadores analizaban los datos recogidos en los tres realizados antenoche y esperaban nuevas directivas del secretario del Juzgado de Instrucción Nº12, Luis Carreras, y del fiscal Miguel Fernández Jadhe.

El cuerpo descuartizado y calcinado, fue hallado el miércoles alrededor de las 17 en el zanjón que se encuentra a unos 400 metros al oeste de la alcaidía.

Un chiquito que jugaba en el lugar, fue protagonista de tan macabro hallazgo, por lo que de inmediato se dio aviso a la policía.

Todo indica que la víctima fue asesinada en una vivienda ubicada a pocos metros, y desde allí, su cuerpo sin vida fue arrastrado hasta el fondo del zanjón, donde finalmente fue encontrado.


Comentarios


La víctima murió de un golpe en la cabeza