La victoria de Hamas, un nuevo triunfo de islamistas

por Assaad Abboud (AFP)

La inesperada victoria del grupo radical Hamas en las legislativas palestinas es un nuevo episodio del triunfo de los movimientos islamistas árabes en las urnas, concretamente en Egipto e Irak, estimaron ayer los analistas.

Sin embargo, esos triunfos, por estrepitosos que sean, reflejan más la vejez y parálisis que sufren los sistemas políticos árabes que la fuerza de los propios movimientos islamistas.

"Los triunfos electorales de los movimientos islamistas en el mundo árabe son la consecuencia del fracaso de los regímenes actuales y no el reflejo de su propia fuerza", subrayó el analista jordano Arib El Rantaui.

Según éste, "la lección que hay que sacar es que la fuerza de los movimientos islamistas es el reflejo de la 'esclerosis' de los regímenes políticos árabes y de la corrupción. Es también consecuencia de sus prácticas represivas y de su rechazo a las reformas".

Hamas logró 76 de los 132 escaños del Parlamento palestino, contra los 43 obtenidos por su rival, el movimiento Al Fatah, que hasta ahora dominó prácticamente la escena política palestina.

Para el analista jordano, en condiciones normales, los partidos religiosos no deberían sobrepasar el 20% de la representación nacional. "Sin embargo, ante un horizonte político que no ofrece salidas, la exclusión y la represión contribuyeron a aumentar el éxito de esos movimientos", explicó.

"En ausencia de reformas, todos los regímenes árabes erosionados corren el peligro de caer en manos de los islamistas", subrayó, por su parte, Borhan Ghaliun, profesor de Sociología Política de la universidad parisina de La Sorbona.

 

"El poder cambiará a Hamas"

En opinión de Ghaliun, "el ejercicio del poder cambiará a Hamas", al tiempo que se declaró "no pesimista" por la victoria del grupo radical palestino. "Su triunfo es la mejor forma de acabar con la ilusión de 'El Islam es la solución', el lema popularizado por Hamas durante su campaña electoral", explicó el docente.

"Hamas se encuentra ahora con que debe hacer frente a las presiones de estadounidenses y europeos, que financian a la Autoridad Palestina", aseguró, por su parte, Rantaui, al tiempo que se preguntó sobre cómo "manejará esas presiones cuando se haga cargo del gobierno" palestino.

Hassan Barrari, un investigador del Centro de estudios estratégicos de Amán, calificó la victoria de Hamas como una "trampa" para el movimiento. "O bien Hamas se modera o entonces será la Autoridad Palestina la que se hundirá", predijo, al aseverar que "Hamas debe transigir con la realidad, entre la que se encuentra Israel".

En relación con el auge de los islamistas árabes, Barrari estimó que "la escalada de los Hermanos Musulmanes en Egipto estuvo calculada" por el poder del presidente Hosni Mubarak, mientras que los radicales jordanos "sólo desean una fuerza de oposición sin más y sin nutrir la ambición de hacerse con el poder".


Comentarios


La victoria de Hamas, un nuevo triunfo de islamistas