La vida de Damián depende de un nuevo corazón

Tiene 21 años, vive en Piedra del Aguila y está internado en Buenos Aires. Figura primero en la lista del INCUCAI, ya que los médicos dicen que en tres días debería ser trasplantado.



CIPOLLETTI (AC).- Para un joven neuquino la única expectativa de vida es un nuevo corazón, y urgente, en un plazo que no debería pasar de las 72 horas. "En tres días tendría que hacerse el transplante", les dijeron los médicos a sus padres en Buenos Aires.

Damián Figuerola, de 21 años, domiciliado en Piedra del Aguila y cuyos padres y hermanas residen en un barrio de Cipolletti, se debatía anoche entre la vida y la muerte, en un hospital porteño, jaqueado por una severa enfermedad cardíaca, una miocarditis, que sólo se puede intentar superar con el implante de otro corazón.

El enfermo está acompañado por sus papás Ricardo Figuerola (45) y Marlín Mella (42), quienes siguen con desesperación la difícil coyuntura por la que transita su hijo.

Damián se encuentra internado en una sala especial de cuidados intensivos del Hospital Israelita, afectado por la miocarditis aguda de larga data que lo ha postrado en los meses últimos y que no amerita otra opción que un transplante.

El muchacho nació en la capital neuquina y luego de vivir en esa ciudad, Centenario y Cipolletti con sus padres, se instaló en Piedra del Aguila con su abuela materna, Haydée Mella.

La enfermedad hizo que todas sus actividades se vieran restringidas al máximo, inclusive el estudio, porque cuando el año pasado se produjo la última crisis cursaba el segundo año del nivel medio.

En Cipolletti sus padres y hermanos habitan una casa del barrio Mercantil, en la calle Lago Fonk 1030. Allí estaban ayer sus hermanitas Daniela (17) y Nadia (14) porque otros familiares e incluso vecinos se encontraban realizando trámites siempre relacionados con ayuda para Damián.

El caso trascendió por la mañana dado que vecinos y una de las chicas solicitaron ayuda urgente por la radio LU19, lo que produjo una serie de llamados solidarios de aliento y apoyo.

Damián fue derivado a Buenos Aires con la intervención de organismos de Salud Pública y Acción Social del gobierno del Neuquén, dijeron familiares.

Luego de la operación de urgencia realizada el miércoles, imprescindible para superar una arritmia que podría haber derivado en un desenlace fatal, Damián quedó conectado a un respirador artificial, a la espera de un transplante que no debería ir más allá de las 72 horas, según adelantaron los profesionales médicos intervinientes a sus acongojados padres.

"Un respirador artificial no lo va a salvar. Lo está ayudando nada más que por unos pocos días, horas tal vez. Necesita urgente un transplante", expresó ayer, con una luz de esperanza en sus ojos pero también con una voz que denotaba angustia, su hermana Daniela.

La delicada operación del miércoles se hizo porque no cabía otra alternativa. "Le dijeron a mis padres después de la operación que no sabían si iba a pasar la noche", contó Daniela, ayer al mediodía.

Por lo que se supo Damián está como un caso prioritario en el INCUCAI y se ha lanzado un alerta a todos los centros regionales y provinciales de ese instituto, y en hospitales públicos y centros privados del país, en una desesperada búsqueda de un corazón que le devuelva expectativas de vida al muchacho.

Notas asociadas: Hay donantes, pero no son compatibles Una globa del INCUCAI en la fiesta  

Notas asociadas: Hay donantes, pero no son compatibles Una globa del INCUCAI en la fiesta  


Comentarios


La vida de Damián depende de un nuevo corazón