La violencia volvió a ganarle al fútbol neuquino

Por agresión a uno de los árbitros se suspendió San Pablo con Unión de Zapala.

La violencia continúa restándole protagonismo al fútbol neuquino. Por segundo fin de semana seguido, cuestiones que nada tienen que ver con el juego, impidieron que se termine un partido.

Cuando San Pablo (5) estaba dando la sorpresa de la fecha al ir ganándole 4-2 a Unión (18), el líder de la zona A, un piedrazo desde la calle impactó en uno de los árbitros asistentes y ya no hubo más fútbol.

A partir de ahí se generaron algunos disturbios en las tribunas e incluso los jugadores también fueron presa del nerviosismo porque hasta hubo un intento de agresión al árbitro Guillermo Meza, que suspendió el partido.

Ésta es la tercera vez que en cancha de San Pablo no se puede terminar un juego. Antes había pasado cuando el local enfrentó a Don Bosco y a Alianza. Las pocas medidas de seguridad que ofrece el estadio es uno de los puntos más criticados.

En este mismo grupo Petrolero (16) desperdició una buena chance de trepar a la cima, al caer 3-1 como visitante frente a Don Bosco (15).

Además Alianza (11) venció 3-1 a Pérfora (2) que no logra salir del fondo.

En la zona B todo sigue igual. Es que el puntero Bicicross (21) igualó 1-1 con Maronese (17) en cancha del Dino y sacó un punto más de ventaja porque su único escolta San Lorenzo (19) cayó en su propia cancha 1-0 con Unión Vecinal (13). En el otro partido de la jornada Atlético Neuquén (10) venció 2-1 a Los Canales (0).

En el grupo C tampoco hubo modificaciones porque se registraron todos empates.

Centenario (16) terminó 0-0 con Villa Iris (14), Independiente (14) 2-2 con San Patricio (5) mientras que Patagonia (15) igualó 1-1 con el escolta Sapere (15).


Comentarios


La violencia volvió a ganarle al fútbol neuquino