La visita de los dentistas que alegra al paraje de Prahuaniyeu

Cada mes, los alumnos de odontología de la Universidad de Río Negro viajan hasta el lugar para atender los habitantes que necesitan tratamiento. Desde prevención hasta prótesis realiza el grupo de 11 estudiantes avanzados, docentes de la carrera y técnicos que lleva una década visitando la Línea Sur.



El grupo lleva todo el instrumental necesario para realizar consultas y tratamientos.

Todos los meses, los vecinos del paraje Prahuaniyeu, ubicado en la Línea Sur de Río Negro, esperan la llegada de los estudiantes de odontología de la Universidad de Río Negro, Allen.
La visita es todo un acontecimiento para este pueblo de poco más de 100 habitantes. Los vecinos que viven en el campo se ponen de acuerdo para ir en grupo, en un auto, a la escuela del paraje, donde reciben atención odontológica. Como la llegada es todo un acontecimiento, los vecinos llevan tortas fritas y otros dulces caseros a modo de bienvenida para los estudiantes avanzados.

Si bien en el hospital de Los Menucos hay servicio de odontología, a quienes viven en Prahuaniyeu se les complica llegar porque está a 70 kilómetros y no todos cuentan con vehículo.
Los dolores de muela, y las caries, entonces, esperan. Por eso, la llegada de los docentes y alumnos de la UNRN , es bienvenida. La combi que los trae hasta el paraje trae además un consultorio ambulante enganchado atrás.
“Hacemos una atención integral: arreglos de los dientes, algunas extracciones, tratamientos de conductos, colocamos prótesis”, enumera

Mónica Zanchin, odontóloga, docente de la carrera, y una de las propulsoras de este programa de atención en la Línea Sur.
El último grupo de 11 estudiantes que visitó el paraje estuvo allí a fines de setiembre. Zanchin explicó que suelen llegar temprano al colegio y después del medio día comienzan a recibir a los vecinos.

En las aulas arman consultorios para los casos más sencillos.

“En la escuela atendemos las consultas que no necesitan mucho instrumental y llevamos un trailer con equipo para hacer tratamientos y radiografías”, detalló Zanchín. El grupo viaja además con técnicos, que son los que hacen las piezas.
Por la noche, duermen en la misma escuela. Les dan colchones y comida, además de las exquisiteces que reciben de los vecinos-.

Al día siguiente se continúa con la atención de los que llegan también de otros parajes como El Caín y Comicó.
Zachin mencionó que muchos de los pobladores pertenecen a la comunidad mapuche.
“Los adultos jóvenes se dedican a la esquila de ovejas y crían animales”, detalló la docente.

La odontóloga explico que el objetivo del Programa en Boca de Todos, no es solamente brindar salud bucal de los vecinos sino que “nuestros estudiantes se formen en un contexto diferente al de la clínica consultorio”.
Los vecinos que atienden ya los conocen por visitas anteriores y las sesiones se convierten en reencuentros donde charlan de cómo han estado las familias y el paraje.


Comentarios


La visita de los dentistas que alegra al paraje de Prahuaniyeu