La Yihad reivindica el atentado en Tel Aviv e Israel acusa a Siria

El palestino que se inmoló lo hizo en nombre de la organización radical. Funcionarios israelíes afirmaron que cuentan con pruebas que vinculan a Siria con el ataque.





El kamikaze que perpetró el atentado que costó la vida a cuatro israelíes el viernes por la noche en Tel Aviv lo reivindicó en nombre del movimiento radical palestino Yihad islámica, en un video que se conoció el sábado.

«El ataque fue cometido como respuesta por los asesinatos y destrucciones de casas» cometidos por Israel, afirma en esa grabación Abdalá Chibaya Badrán, de la región de Tulkarem, en el norte de Cisjordania.

Por su parte, el ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, responsabilizó ayer a Siria del atentado. «Disponemos de pruebas que relacionan directamente a Siria con este atentado», declaró durante una reunión de importantes responsables de seguridad del Estado Mayor en Tel Aviv, según la radio militar.

Poco antes Israel había reprochado a la Autoridad Palestina no luchar realmente contra el terrorismo, contradiciendo sus declaraciones, tras el atentado suicida. «La Autoridad Palestina no hace lo necesario para luchar contra el terrorismo, cuando nosotros le habíamos advertido» el riesgo de atentados, declaró a la prensa el viceprimer ministro Ehud Olmert.

El ministro de Industria y Comercio deploró la «debilidad de la Autoridad frente al terrorismo», estimando que Israel podría reconsiderar su cooperación con ella de cara a la retirada de la franja de Gaza, prevista en julio.

En el video, este jefe local de las Brigadas Al Qods, brazo armado del movimiento, aparece armado con un fusil automático ante una bandera de la Yihad Islámica y con otros tres fusiles a su lado.

Acusa a la Autoridad Palestina, que denunció enérgicamente el atentado, de «colaborar» con Israel y Estados Unidos. «Acabarán como el general Antoine Lahad», dice refiriéndose al jefe del Ejército del Líbano Sur, una milicia pro-israelí, que se refugió en Israel tras la retirada israelí del sur de Líbano en mayo de 2000.

Badrán, un joven de 22 años oriundo del pueblo de Deir al Ghusún, era un jefe local del brazo armado de la Yihad islámica, según fuentes de seguridad palestinas y habitantes del pueblo.

Olmert señaló sin embargo que el atentado de Tel Aviv «no frena la voluntad del gobierno» de efectuar esa retirada que supone evacuar las colonias de la franja de Gaza y otros cuatro asentamientos aislados en Cisjordania.

Un alto responsable de la presidencia del Consejo, citado por radios israelíes, dij por su parte que el atentado demostraba que la Autoridad Palestina debía «desarmar a los grupos terroristas», en lugar de negociar con ellos una tregua.

Fuerzas de seguridad palestinas arrestaron ayer a dos personas y tropas israelíes a cinco, supuestamente relacionadas con el atentado.

Los arrestos se produjeron después de que líderes palestinos e israelíes se reunieran con sus asesores de seguridad para discutir las consecuencias del atentado, que hizo temer por la frágil tregua palestino-israelí, acordada por ambas partes no hace ni un mes. Tras el ataque contra el local nocturno, esta vez no se produjo una reacción militar inmediata por parte de los israelíes, aunque el ministro de Defensa, Shaul Mofaz, tenía previsto reunirse ayer por la tarde con los jefes de defensa para evaluar la situación.

Notas asociadas: Primera represalia Abbas: se trata de saboteadores  

Notas asociadas: Primera represalia Abbas: se trata de saboteadores  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La Yihad reivindica el atentado en Tel Aviv e Israel acusa a Siria