Laboristas aprueban nueva candidatura de Barak

El primer ministro israelí Ehud Barak oficializó su renuncia ante presidente Moshe Katzav y fue nombrado candidato laborista para las próximas elecciones. Netanyahu le dará batalla.





Jerusalén.- El Partido Laborista (PL) aprobó ayer la candidatura del renunciante primer ministro de Israel, Ehud Barak, en las elecciones que deben realizarce en los próximos 60 días para cubrir el cargo, como estipulan las leyes israelíes.

Barak agradeció su nombramiento como aspirante y aseguró que, desde este mismo momento, comienza a pedir de nuevo la confianza al pueblo para poder afrontar los problemas internos y la situación de emergencia creada por la Intifada palestina en Gaza y Cisjordania.

Rápido de reflejos, y ante el nuevo escenario, el líder derechista Benjamin Netanyahu anunció también su candidatura para primer ministro e instó al parlamento a completar los procedimientos legales que le permitan optar por ese puesto. (Ver abajo)

“Tenemos una cita con la paz y, por eso, hoy comenzamos a pedir un nuevo voto de confianza al pueblo” para poder llevar adelante negociaciones, dijo Barak ante los miembros de su partido que aprobaron su candidatura.

“Nos encontramos en una situación de emergencia y hemos visto la vergonzosa actuación del Parlamento (Kneset) en las óltimas semanas”, afirmó el renunciante primer ministro.

El primer ministro israelí anunció el sábado su dimisión, después de seis meses de grave crisis interna y en medio de una sangrienta ola de violencia en los territorios palestinos, que se inició el pasado 28 de setiembre.

Durante su declaración, Barak explicó que su decisión se debía a que no quería empujar a su país a un difícil proceso electoral en medio del levantamiento palestino, y a que tenía el convencimiento de que debía desecharse la solución militar y apostar por la vía política, informó la agencia francesa de noticias AFP.

Barak decidió renunciar al cargo de primer ministro sin que la Knesset (Parlamento) votase su autodisolución, lo que significa que únicamente habrá comicios para la jefatura del gobierno, pero no generales.

Tras la dimisión del primer ministro, la ley israelí estipula que en un plazo máximo de sesenta días deberán celebrarse elecciones a jefe de gobierno, sin que sean necesarios comicios para el Parlamento. Por su parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasser Arafat, afirmó ayer que “desconfía de las promesas de Barak”, y que su dimisión no le causó “ninguna sorpresa”.

“La dimisión de Barak y la convocatoria de elecciones para dentro de sesenta días sumirá a Israel en un estado de gran confusión”, explicó Arafat en el aeropuerto de El Cairo, durante una breve escala a su regreso a Gaza desde Arabia Saudita.

“No confío en ninguna promesa de Barak relativa a que las negociaciones de paz son el único fórum para alcanzar un acuerdo. Repitió en demasiadas ocasiones esta idea, pero nunca la vimos cumplida”, aseguró.

Por otra parte, grupos radicales palestinos y la guerrilla chiíta libanesa Hizbollah destacaron que la dimisión del primer ministro israelí, Ehud Barak, representa el fracaso de la política de Israel en Oriente Medio y anunciaron que continuarán la lucha contra el Estado judío.

(Reuters y Télam SNI)


Comentarios


Laboristas aprueban nueva candidatura de Barak