Lagos, muy impactado por el informe de torturas

El presidente chileno aseguró que le costó leer algunos de los 35.000 casos citados



SANTIAGO (Télam-SNI).- El presidente de Chile, Ricardo Lagos, admitió ayer que le costó leer varios pasajes del informe sobre 35.000 casos de tortura durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90) por la crudeza de los testimonios.

Es “un informe duro, doloroso… Hay pasajes que cuesta leer y a ustedes les va a costar leerlos como me costó a mí”, dijo Lagos a periodistas y estudiantes de la Universidad Católica, respecto del informe que le entregó la semana pasada una comisión especial que recogió testimonios sobre esos casos. El documento de la Comisión encabezada por el obispo católico Sergio Valech reunió detalles de 35.000 casos de torturas y otros apremios ilegales a prisioneros políticos del régimen de Pinochet.

La conclusión más relevante del informe de 1.200 páginas, cuyo contenido total será divulgado el 10 de diciembre próximo, es que “la tortura fue una política de Estado destinada a reprimir y aterrorizar a la población” durante la dictadura.

El documento incluye estadísticas sobre el perfil de las víctimas de torturas en cientos de cárceles y centros clandestinos de detención, incluidos cuarteles y buques militares, comisarías policiales y casas de la ex policía política DINA.

El 85 por ciento de los torturados tenía entre 25 y 40 años al momento de su detención y el 78 por ciento eran hombres.

Entre otros métodos de tormento a opositores, menciona golpes, aislamiento, aplicación de electricidad, vejaciones sexuales, fracturas, colgamientos, quemaduras, inmersión, torturas psicológicas, simulacros de fusilamiento, extracción de uñas y obligación de presenciar torturas a otros prisioneros.

'”Por la repugnancia que provocan tales hechos”, las violaciones sexuales y la aplicación de torturas a embarazadas mereció una reflexión más detenida por parte de los miembros de la Comisión Valech. El informe también se extiende en las consecuencias de todo tipo (físicas, psicológicas y sociales) derivadas de la tortura. La comisión reconstruyó el mapa más detallado de los lugares de detención de opositores a la dictadura, después de que el informe Rettig mencionó en 1991 la existencia de unos 300 centros de reclusión.


Comentarios


Lagos, muy impactado por el informe de torturas