Lámparas LED, el camino del ahorro

<span style="text-transform:uppercase">Gigawatt</span>

Aunque las políticas oficiales nunca tomaron ese camino, fomentar el ahorro de energía podría ser una solución clave para achicar la cuantiosa cuenta que representa la importación de hidrocarburos al país. Es que el boom de Vaca Muerta llevará su tiempo y el autoabastecimiento no será posible sin varios años de compra de gas y petróleo en el extranjero, con su consecuente erogación de dólares.

Y si de ahorro se trata, la electricidad es uno de los campos donde más se puede mejorar a la luz de las nuevas tecnologías.

Un estudio realizado por el economista de la UBA Rodrigo Gil estima que el consumo podría reducirse a la mitad si, para el 2020, se logra que un 25% del stock de lámparas de los hogares esté compuesto por dispositivos LED.

“Una política activa de reemplazo de lámparas LED sólo en el sector residencial, hacia fines del 2020, permitiría un ahorro en potencia de aproximadamente 1 GW en las horas pico, semejante a dos centrales nucleares como Atucha 1 y Embalse combinadas”, reseña el estudio publicado en la revista Petrotecnia.

“El ahorro potencial logrado por las lámparas LED contribuiría a suavizar los consumos durante el día, mejorando el factor de carga, y reduciría el impacto de los consumos pico sobre el sistema de abastecimiento, permitiendo que haya menos cortes en el suministro en los días de mucho calor o frío intenso”, asegura Gil en su artículo.

Son justamente estos días de temperaturas extremas los que desatan las crisis de demanda. El problema no parece ser tanto la potencia instalada, sino el déficit de infraestructura de transporte tras largos años de inversiones en cámara lenta.

Un ahorro en la cuenta eléctrica también impactaría de forma indirecta en el consumo de gas, ya que la mayor parte se genera a través de centrales térmicas. Reducir el consumo de este fluido permitiría evitar las restricciones a la industria en épocas invernales, una medida que trae enormes perjuicios económicos al país.

La tecnología LED, apenas en boga en la Argentina, podría ser un camino para reducir el consumo energético.

La iluminación LED se impone como una opción de bajo consumo en todo el mundo.

Son las que registra el consumo pico típico de la Argentina. Se da entre las 19 y las 24, lapso en el que la demanda eléctrica crece de forma exponencial.

De potencia podría ahorrarse si el 25% de las lámparas fuera reemplazado por tecnología LED. Equivale a dos centrales Atucha más Embalse juntas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios