Lanzan la primera etapa del “shopping” al aire libre



En la experiencia piloto ocupará 12 manzanas del bajo neuquino.

NEUQUEN (AN).- Las 12 manzanas de mayor actividad comercial de la Patagonia, con un piso de 420 negocios, participarán de la experiencia piloto del primer shopping a cielo abierto del sur del país.

La propuesta dejó hace tiempo los borradores y pasó en limpio varios croquis: si bien territorialmente es más modesta -al principio se hablaba de 45 manzanas-, se desplegará en tres etapas y la primera no es la menor.

La iniciativa se cristalizará en el corazón del área de mayor densidad de negocios de la ciudad: las tres manzanas al este y al oeste de avenida Olascoaga desde el Parque Central hacia la ruta 22, en el Area Centro Sur, que en total concentra 1.930 comercios, a razón de 35 por manzana.

El promedio es muy superior -más del doble- del que se registra en el resto del centro: 18 comercios por manzana en Area Centro Este y 13 en Oeste.

El centro comercial, que recibirá un espaldarazo el próximo fin de semana en Córdoba si sus mentores -la comisión de Acipan integrada por Eduardo Ferracioli, Ricardo Arias, Adrián Ibarroule y Néstor Flamini- logran acceder a la financiación del proyecto.

La Cámara de Actividades Mercantiles Empresarias, CAME, organizó el primer Foro nacional de centros comerciales y cascos urbanos a cielo abierto en la capital mediterránea, y la intención de los neuquinos es llevar las carpetas para acceder a la línea de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo que financia el 50% del proyecto.

Eso será un “subsidio”, dijo Ferracioli, y anticipó que para lograrlo necesitan solamente el aval de “diez o quince de los empresarios comerciales que se integren al proyecto”.

El proyecto tiene un año

Arias recordó que la iniciativa ya tiene un año y que en los próximos días comenzarán a remodelarse las dos plazoletas de avenida Olascoaga que serán la columna vertebral del futuro paseo. La empresa Crediguía, que firmó el convenio para apadrinar ambos espacios, iniciará un proyecto de parquización, mejora de árboles, plantas e iluminación y se hará cargo de contratar el mantenimiento de los lugares.

Ambos empresarios irán a Córdoba -junto con los directores Fernando Gallo y Fernando Pasetto, de comercio y planificación- para presentar la idea y “sobre todo escuchar y aprender”.

En la Argentina ya se instalaron en Morón y La Plata, sobre la base de experiencias europeas con resultados satisfactorios, “a tal punto que ya se constituyó una federación nacional” dijo Ferracioli.

Arias indicó que el shopping a cielo abierto local se hará sobre cinco bases primordiales: en lo urbanístico comprenderá el arreglo de veredas; y se procurará garantizar la limpieza, la seguridad, la iluminación y el estacionamiento de vehículos.

En el corto plazo comenzará la etapa de “ponerse de acuerdo en varios temas” entre los comerciantes. También es necesario convocar “a todos los frentistas” para lograr un consenso sobre la “principal zona en cuanto a valor inmobiliario del interior del país”, dijo Ferracioli.

El año pasado, cuando una delegación empresaria viajó a Chile con el gobierno neuquino, se comparó la experiencia del centro comercial de Concepción, donde hay una importante peatonal.

“No estamos de acuerdo con una peatonal pura” en Neuquén, dijo Ferracioli, porque “el movimiento y el tránsito garantizan mejor la seguridad de la zona”.

Arias dijo que en las plazoletas se inaugurará además “un espacio de usos múltiples para actividades culturales y recreativas a cielo abierto”.

Quieren limitar la densidad de letreros

NEUQUEN (AN).- El encuentro de voluntades entre el proyecto de los empresarios y el municipio radica en un principio de intercambio: las autoridades quieren limitar la densidad de letreros y liberar las veredas, y ofrecen estrategias de márketing con un paraguas de seguridad y comodidad.

En el Palacio de avenida Argentina y Julio A. Roca las preocupaciones apuntan a mejorar las actuales condiciones de contaminación visual por cartelería y auditiva por la propalación de las ofertas y el tránsito en el núcleo del bajo neuquino; la competencia entre sillas, mesas, toldos y postes con los peatones y el arbolado por el espacio de las veredas y la falta de organización en estacionamiento y circulación en ese sector.

La mejora de la cotidianeidad en esas manzanas -de mayor densidad de ocupación comercial y, según Eduardo Ferracioli, las de mayor cotización inmobiliaria de la Patagonia, ver nota central- es la propuesta de Fernando Pasetto y Fernando Gallo, directores de Planeamiento y de Comercio. Ambos integrarán la delegación neuquina que presentará -y escuchará- las propuestas del Foro que organiza la Cámara de Actividades Mercantiles Empresarias en Córdoba el próximo fin de semana.

El punto en discusión entre los intereses de la comuna y los comerciantes no resulta menor: el proyecto de “peatonalizar” la zona no convence totalmente a los empresarios, que no quieren dejar liberada una amplia zona perpendicular a avenida Olascoaga durante las 24 horas.

Aunque tiempo atrás en la municipalidad afirmaron que “no hay nada definido” respecto de la semipeatonalización del sector, los empresarios dejaron clara su posición respecto a garantizar la circulación de vehículos en las calles adyacentes al “núcleo” inicial del centro comercial. La propuesta de incrementar la presión tributaria en la zona mediante el impulso a un criterio de diseño unificado tiene como contrapartida la mejora en los sistemas de seguridad con la contratación de vigilancia paga y la optimización del alumbrado público.

Una alternativa para el salvataje de pequeños y medianos comercios

NEUQUEN (AN).- Los pequeños y medianos comerciantes del país se dieron cuenta de la necesidad de recuperar la calle como espacio para realizar operaciones mercantiles, y se autoimpusieron el objetivo de llevar la propuesta de los shoppings y centros comerciales bajo techo afuera.

La revaluación de los sitios urbanos más tradicionales implicó reconocer la importancia de llevar vidrieras afuera la consigna de que “el cliente tiene siempre razón” cuando reclama otra forma de comercialización.

Además, esa alternativa supone un salvataje a un sector que resultó castigado por la irrupción en la Argentina y en la región de las grandes cadenas de consumo.

Estudio de CAME

Un estudio de años atrás contratado por CAME, que organiza el primer foro nacional de centros comerciales y cascos históricos a cielo abierto, demostró que en Buenos Aires existe un “avanzado estado de deterioro urbano y ambiental”, que se verifica en la menor afluencia de público a realizar compras.

La entidad también mencionó el surgimiento de alternativas novedosas “shoppings, centros comerciales” con ventajas comparativas respecto de la calle, que “hoy presenta para el peatón, el usuario” condiciones de agresividad “que llegaron a límites alarmantes”.

Ese aspecto, destacado también por los neuquinos al momento de proponer el centro a cielo abierto, coincide con otros factores -horarios de carga y descarga de mercaderías sin regulación, normas de tránsito inexistentes o sin cumplimiento, contaminación visual y auditiva-.

Como respuesta, CAME propuso la organización mediante criterios de “asociatividad” de los comerciantes en grandes superficies al aire libre, con horarios alternados de calles peatonales, y un uso diferente del espacio público: con recreación, espectáculos.

El ordenamiento comercial de una zona determinada no está cuantificado pero exige la constitución de un consorcio de operadores que articulen la mejora en los servicios a los clientes, la remodelación de los espacios urbanos y se propongan alternativas estratégicas de comercialización.


Comentarios


Lanzan la primera etapa del "shopping" al aire libre