Larraburu tampoco quiere la cárcel federal en Bariloche

La senadora rionegrina advirtió que “va en contra del espíritu de la ciudad”. Tampoco dispone de información sobre el proyecto.



#

Larraburu porpone un debate público informado. Foto: Archivo.

POLÉMICA

La senadora justicialista Silvina García Larraburu se sumó al concierto de voces que se oponen a la instalación de una cárcel federal en las tierras expropiadas por la provincia para la construcción del nuevo penal de Bariloche y pidió que la ciudadanía conozca el proyecto para debatir el tema con “más sustento”.

La polémica desatada en Bariloche por la iniciativa que suscribieron el gobernador Alberto Weretilneck y el ministro de Justicia de la Nación Julio Alak en noviembre motorizó la recolección de firmas entre los vecinos que se oponen y la presentación de un proyecto de referéndum popular para el 6 de julio que debe ser analizado por el Concejo Municipal.

Esta semana la intendenta María Eugenia Martini aseguró que la municipalidad “no va a avalar un proyecto que no tenga consenso de los vecinos” y que no dispone información sobre la propuesta federal anunciada en este ciudad por Weretilneck.

También se expidió el Ministro de Turismo, Enrique Meyer, quien consideró que “hay mil lugares donde hacer una cárcel federal no meramente en Bariloche, creo que no es el lugar apropiado”.

Larraburu sostuvo que “una cárcel federal en Bariloche va en contra del espíritu de la ciudad”. En tal sentido consideró significativo contar en la provincia con lugar de reclusión de estas características, con controles de seguridad modernos y con espacios que apunten a la reinserción social pero aclaró que “es tan importante su creación como el lugar en dónde se construirá”.

La senadora enfaticó que “este lugar a construir sin dudas no debe ser San Carlos de Bariloche, una ciudad con un espíritu turístico” y reiteró la propuesta de realizar una consulta periodística para que la ciudadanía conozca el proyecto.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Larraburu tampoco quiere la cárcel federal en Bariloche