Las antiguas figuras de terracota

Encontraron en China más figuras de tamaño natural de funcionarios del 200 a.C.

Arqueólogos chinos han desenterrado un nuevo foso con figuras de terracota junto a la famosa tumba del emperador Qinshihuang (246-210 a. de C.) en Xian, capital de la provincia norteña china de Shaanxi, informó la prensa local.

Las primeras figuras recuperadas del foso son reproducciones en tamaño natural de funcionarios civiles de la época, lo que representa una novedad ya que hasta ahora todas las esculturas representaban guerreros, caballos y carros del ejército del emperador, el primero de la sociedad feudal de China, fundador de la dinastía Qin. Tras un año de trabajo en el extremo sudoccidental del mausoleo, el equipo de arqueólogos señaló que el foso, de 144 metros cuadrados, es uno de los departamentos centrales de la dinastía Qin, en el que fueron enterradas figuras de funcionarios civiles.

Hasta ahora se han recuperado 12 esculturas, según Liu Zhancheng, uno de los responsables del equipo de excavación.

«Son similares a los guerreros de terracota, pero estos llevan sombreros oficiales que muestran que son civiles», dijo el arqueólogo, y explicó que por los huesos de caballos desenterrados del foso y debido a su similitud con los tesoros de terracota descubiertos con anterioridad, algunos expertos aseguran que las 12 figuras son domadores de caballos.

«Creen que se trata de un departamento de Justicia de la dinastía Qin, el máximo órgano judicial en aquel tiempo», apuntó el experto. Situado a 30 kilómetros de Xian, el área que rodea el Museo de los Guerreros de Terracota de la dinastía Qin, abierto al público en 1979, ha sido el objetivo de los arqueólogos, que han descubierto numerosas reliquias desde entonces.

Las primeras figuras fueron halladas por casualidad en 1974 por comuneros al perforar un pozo, tras lo cual se desenterró esta obra de ingeniería a modo de túnel subterráneo.

El museo, con una superficie de 14.000 metros cuadrados, alberga el foso número uno, que contiene 6.000 figuras de soldados terracota de tamaño natural alineados en formación. Durante las dinastías Shang y Zhou (siglos XVI a III a. de C.), se enterraba a los esclavos vivos junto a sus dueños, en un número que dependía de la categoría del fallecido, lo que indignó a los responsables durante la dinastía Qin.

A partir de entonces de usaron figuras como objetos funerarios y el propio emperador Qinshihuang dio orden antes de morir de que una reproducción de su ejército guardara su mausoleo, convertido en una atracción mundial. (EFE)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora