Las aulas digitales no funcionan como deberían en Bariloche

En muchos casos están todavía sin uso por falta de instalaciones o de capacitación



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La promocionada distribución de “netbooks” en las escuelas públicas rionegrinas tropezó con dificultades de implementación y en muchos casos permanecen casi en desuso, según la denuncia planteada por algunos padres y admitida por docentes de esta ciudad. La falta de tomacorrientes y de instalaciones eléctricas adecuadas, la insuficiente capacitación de los maestros y la carencia de lugares adecuados para guardar y para recargar las máquinas son algunas de las limitaciones todavía no superadas. María Fontana, integrante de la Asamblea por la Escuela Pública, dijo que recientemente relevaron el funcionamiento de las aulas digitales y comprobaron que la utilidad pedagógica está muy disminuida por diversos problemas surgidos en la implementación. Subrayó que el plan provincial comprende la entrega de 25 a 30 netbooks por escuela, con una notebook para el docente y un cañón proyector, cuya utilidad es acotada en establecimientos que tienen, por ejemplo, entre 400 y 500 alumnos. Señaló por ejemplo que en la escuela 266 las computadoras portátiles “llegaron a comienzos de año, se las mostraron a los chicos, pero todavía no las pudieron usar”. En la 16 sólo las aplican a las tareas de aula un par de docentes, porque el resto no realizó todavía la capacitación, que es voluntaria. Además faltan enchufes y la red eléctrica es obsoleta. Fontana se quejó justamente de que el Ministerio de Educación “no tuvo en cuenta que no hay suficientes toma corrientes en las aulas, a lo que el ingenio criollo hizo que se enchufaran en forma lineal a lo que comúnmente se llama ‘zapatillas’, lo cual originó que saltaran las térmicas”. También indicó que no todas las escuelas tienen gabinetes o armarios para guardar las netbooks bajo llave. Según la asambleísta, se trata de problemas que Educación debió prever desde un principio. “Nos encontramos nuevamente con anuncios impresionantes por todos los medios de algo que de utilidad hasta el momento es muy risueño”, agregó Fontana. También señaló que el proceso de carga de las máquinas dura mucho tiempo y si son usadas en el turno mañana no llegan a estar disponibles para la tarde. La delegada del CPE para la zona Andina, Mariela Williams, aseguró que de lo denunciado “no todo es cierto”. Dijo que los lugares para guardar las computadoras “debían ser dispuestos por cada establecimiento y en todos (las máquinas) están bajo llave”. Aun así explicó que en breve “llegarán unos armarios con carrito que permiten dejarlas cargando”.


Comentarios


Las aulas digitales no funcionan como deberían en Bariloche