Las autoridades rusas vuelven a tomar el control del Cáucaso



Actualizado a las 12:34

NALCHIK, Rusia(AFP) – Las autoridades rusas volvieron a hacerse este viernes con el total control de la ciudad de Naltchik, en el Caúcaso ruso, donde los ataques llevados a cabo ayer por decenas de separatistas islámicos causaron 108 muertos, según el último balance oficial. Las autoridades de la república musulmana caucásica de Kabardino-Balkaria -perteneciente a la Federación Rusa- confirmaron la liberación de los últimos seis rehenes en poder de los atacantes de Nalchik.

Las acciones armadas llevadas a cabo el jueves por entre 100 y 300 separatistas rebeldes contra edificios de las fuerzas del orden en Nalchik causaron la muerte de doce civiles y 24 miembros de las fuerzas del orden, anunció este viernes el ministro del Interior ruso, Rachid Nurgaliev. Nurgaliev señaló además la muerte de 72 de los atacantes y el arresto de otros 31 al presentar un informe ante el presidente ruso, Vladimir Putin.

En una reunión mantenida en Moscú con los responsables de las fuerzas de seguridad, Putin reiteró que Rusia “actuará de forma severa y consecuente, como lo hizo en esta ocasión” ante cualquier acción de rebeldes separatistas. El hospital de Naltchik señaló el viernes la hospitalización de 95 heridos, indicó un responsable de ese centro en declaraciones a la emisora “Eco de Moscú”. “Son militares, habitantes de la ciudad y policías”, precisó el responsable hospitalario que prefirió mantener su identidad anónima, al explicar que “entre los heridos, nueve personas están en estado grave en la unidad de cuidados intensivos”.

Horas antes, las fuerzas de seguridad rusas habían acabado con la resistencia de los últimos rebeldes en una acción en la que murieron ocho hombres atrincherados en una comisaría y otros dos en una tienda. El ataque del jueves, que las autoridades regionales atribuyeron a islamistas radicales, fue lanzado en nombre de los separatistas chechenos, afirmó un portal de internet allegado a los independentistas, que aseguró haber recibido un comunicado de reivindicación.

Según esa nota, la acción fue perpetrada por “destacamentos del Frente Caucásico”, parte integrante de “las fuerzas armadas de la Chechenia independiente” y, más en concreto, por el destacamento “de la yamaat de Kabardino-Balkaria Yarmyuk”. Los “combatientes” de la comunidad islámica Yarmuk también fueron implicados directamente por el presidente de Kabardino-Balkaria, Arsen Kanokov, que los calificó de “extremistas religiosos”. Yarmuk es una organización local que fue blanco de una importante operación de las fuerzas de seguridad rusas en enero de 2005 tras llevar a cabo numerosos ataques en el territorio de Kabardino-Balkaria entre los que destaca el realizado en diciembre de 2004 para entrar en posesión de un almacén de armas.

La prensa rusa, por su parte, fue severa con las autoridades este viernes, al destacar que la guerra se estaba extendiendo por todo el Cáucaso del Norte y que las fuerzas del orden eran incapaces de prevenir los ataques rebeldes. Un nuevo “frente caucásico”, escribió el diario de oposición Novie Izvestia. “Los servicios especiales dejaron una vez más que se produjese un asalto contra una ciudad”, añadió. La operación rebelde contra Nalchik es la última de una serie de ataques que, desde hace más de un año, desestabilizan a todo el Cáucaso ruso y no sólo a Chechenia, donde las tropas federales de Moscú están desplegadas desde 1999.


Comentarios


Las autoridades rusas vuelven a tomar el control del Cáucaso