Las canteras de Bariloche están al límite

La provincia estudia la apertura de una o más explotaciones de áridos en tierras propias, cercanas al ejido, para subsanar el faltante que podría afectar el crecimiento de la ciudad.





MEDIO AMBIENTE

La evaluación realizada por el municipio y la secretaría de Medio Ambiente provincial sobre las canteras de la ciudad confirmó el grado de agotamiento que presentan los yacimientos de áridos habilitados y la necesidad de buscar alternativas mientras se avanza en la remediación de las explotaciones públicas y privadas.

En esa oportunidad funcionarios de la secretaría de Minería rionegrina le informaron al gobierno interino que se está evaluando la apertura de una o más explotaciones de áridos en tierras fiscales, de propiedad provincial, ubicadas en cercanías de la ciudad. Aunque no se habló de los plazos de instrumentación.

El secretario de Desarrollo Estratégico del municipio. Horacio Fernandez, confió a “Río Negro” que “la provincia, a través de Medio Ambiente, está perfectamente consciente de la urgencia de este tema, que ya está en la agenda”.

El ejido municipal tiene media docena de canteras, concentradas en la periferia Sur y Sureste, que presentan un alto grado de deterioro ambiental y, en su mayoría, han llegado al limite posible de explotación.

La explotación municipal requiere una urgente remediación ambiental que obliga al Ejecutivo a presentar un plan de trabajo ante la provincia antes del invierno. Con ese objetivo se está realizando un relevamiento que servirá para definir los alcances de la reparación ambiental, el margen de retiro de materiales y los usos que se darán al lugar.

Fernandez reconoció a “Río Negro” que los márgenes de extracción de materiales que surgen en una primera evaluación solo permitirían atender las necesidades del municipio para el “cortísimo plazo”.

El gobierno no desestimó la iniciativa privada presentada por los propietarios de la cantera Ñire, que se encuentra clausurada por una orden judicial, y ofreció realizar la remediación de la explotación municipal retirando materiales para subsanar la delicada situación en su propio predio. El proyecto que atrajo el interés de la gestión de Omar Goye contemplaba el acondicionamiento de una superficie considerable de la cantera pública para desarrollar viviendas sociales.

La explotación privada fue paralizada en 2012 a partir de un amparo presentado por los vecinos del barrio 106 Viviendas por los trastornos y el riesgo de desmoronamiento que enfrentaban las casas más cercanas al talud del que se extraen los material.

Fernandez aclaró que la propuesta de Ñire no fue desestimada pero que será evaluada en detenimiento porque “maneja criterios distintos” y propone un mayor nivel de intervención al pretendido por el municipio.

Entre las explotaciones habilitadas sin problemas enumeró: la cantera del Ejercito, que es la única ubicada en la zona Oeste, camino al Catedral; la de Hidraco que solo abastece los proyectos de la empresa, y la de Codistel que presenta algún tipo de inconveniente menor.

En cambio la cantera de Moreno presentó un plan de cierre y remediación y la explotación clandestina de la cooperativa Rucas del Sur se encuetnra bajo auditoría y deberá presentar un plan de saneamiento para adecuar el daño producido en el loteo social al desarrollo del proyecto urbanístico aprobado por ordenanza.

“Lo que está activo da para el cortísimo plazo por eso urge encontrar alternativas” concluyó Fernandez.

rionegro.com.ar


Temas

Bariloche

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las canteras de Bariloche están al límite