Las carencias limitan la acción de los bomberos

Faltan elementos y es preciso abrir más cuarteles. Se complica la capacidad técnica de respuesta.

NEUQUÉN (AN).- Los bomberos de la capital neuquina reconocen tener limitaciones que sólo le permiten actuar en una primera intervención ante cualquier siniestro; de complicarse la situación no hay capacidad técnica de respuesta por la carencia de elementos. Además, admiten que faltan como mínimo unos siete cuarteles para asistir las necesidades geográficas de la ciudad.

La situación fue reconocida por el comisario de Bomberos, Andrés Cañón, un hombre con más de 20 años de experiencia en la fuerza y en materia de seguridad.

"Se ha hecho un reaprovisionamiento pero no fue en las cantidades adecuadas y se cuenta con un equipo mínimo para atender las emergencias", indicó el bombero.

"Contamos con equipamiento para primera intervención, si un siniestro supera los quince minutos todo se transformaría en un caos porque no hay material para seguir operando", narró Cañón.

Actualmente, sólo el personal de guardia cuenta con indumentaria reglamentaria para combatir las llamas sin salir lesionados. Dado el caso de un sinistro mayor, "a los bomberos que no están de guardia se los puede convocar ante una emergencia pero no hay equipamiento para vestirlos por lo que como mucho podríamos hacer el relevo de hombres", asevera el bombero.

"Estamos al mínimo del mínimo, no es desastroso el estado pero falta mucho equipamiento y se complicaría aun más si se produce un incendio en un edificio porque sólo podríamos llegar al quinto piso o si se produce un incidente con químicos", ejemplificó el comi

sario.

Para el caso de un incendio en un edificio la fuerza cuenta con una hidroelevadora que asciende a unos 21 metros, lo que serían unos cinco o seis pisos. Si el siniestro se produce en pisos superiores serían superados por la situación, por lo que tendrían que aventurarse en maniobras casi heroicas o aguardar que las llamas hayan convertido todo en cenizas. "Además, no tenemos material de control de salvamento, como colchones inflables para que salte la gente, por lo que el rescate se tendría que hacer con cuerdas, algo que es muy riesgoso", detalló el comisario.

"Existe un pedido desde hace tiempo para un camión hidroelevador como para llegar a unos 45 metros, que es la altura máxima de edificios en Neuquén, pero cuesta alrededor de dos millones de euros", dijo Cañón.

Además, para un incendio en un edificio se utilizan como mínimo unas ocho dotaciones de bomberos y en Neuquén contando con todo el personal de guardia de los tres cuarteles se podrían armar cinco dotaciones.

 

Emergencia química

 

A pesar de que por la multitrocha y el Parque Industrial hay un fluido tráfico de sustancias químicas consideradas

peligrosas, los bomberos están preparados con equipamiento para hacer un primer abordaje de la situación pero no más de eso.

Para los siniestros que involucran sustancias peligrosas existe tres tipos de indumentarias catalogadas de acuerdo al riesgo y a la distancia de la que se trabaje.

En Neuquén sólo existen cuatro trajes para abordar accidentes de alto riesgo, pero no hay equipos para que otros bomberos operen en los alrededores y que pueden ser afectados por la contaminación.


Comentarios


Las carencias limitan la acción de los bomberos