Las clínicas pagarán menos por los residuos patógenos

El Deliberante de Bariloche redujo a menos de la mitad la actual tasa por recolección. En las últimas semanas fue constante la aparición de estos residuos en el basural.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- De ahora en más los sanatorios y clínicas deberán pagarle al municipio una tasa sensiblemente inferior por la recolección y disposición final de los residuos patógenos. Pero la reducción aprobada ayer en el Deliberante no garantiza el fin de los conflictos.

La presidenta de la comisión de Servicios del Concejo, Irma Haneck, admitió que si no se instrumenta una fiscalización más estricta el nuevo instrumento servirá poco y nada. Opinó que en adelante deberá existir una aceitada coordinación entre el municipio y Salud Ambiental de la provincia. También tendría que haber sanción penal para los sanatorios que mandan patógenos al basurero, ya que la Justicia tiene varias causas en trámite que hasta ahora no han prosperado.

Desde hace más de dos años el municipio tomó a su cargo la recolección puerta a puerta y el tratamiento final de los desechos que producen todos los establecimientos privados de salud. Pero los sanatorios se han negado a pagar la tasa alegando que era confiscatoria. Por esa razón acumularon una deuda conjunta que ya supera los 500 mil pesos.

Luego de un largo análisis que comprendió un estudio puntual del costo del servicio (incluyendo las bolsas especiales, el combustible del vehículo, los repuestos, el equipo y vestimenta de los recolectores, sus sueldos, el funcionamiento del horno, etc.), el Ejecutivo propuso reducir la tasa a un valor que es menos de la mitad del vigente hasta ayer.

La nueva imposición establece para los sanatorios y clínicas una tasa de 3,5 pesos por kilo de residuos, que serán retirados seis veces por semana.

En cada una de las categorías inferiores (que dependen de la cantidad de kilos mensuales emitidos), la tasa es una suma fija a la que se añadirá también un costo extra de 3,5 pesos por cada kilo excedente.

Según lo determinado por la dirección de Servicios, el importe establecido es el mínimo indispensable para “mantener en equilibrio el sistema”. Los fundamentos de la ordenanza refieren que el cambio dispuesto “permitirá facilitar el accionar del municipio, evitando la evasión e incumplimientos”.

Más allá del conflicto por la tasa, desde hace varios meses el municipio tiene sus propios hornos en reparación. En consecuencia debe transportar semanalmente los patógenos a Villa Regina. Ese sobrecosto no está considerado en la tasa.

En el mediano plazo, la idea es complementar la tarea de los hornos incineradores con un triturador autoclave esterilizador, donde se reducirán los plásticos y todos los restos no orgánicos. La compra de ese equipo también fue aprobada ayer a través de otra ordenanza y se afrontará con un ATN de 80 mil pesos.

Cuando esté en funcionamiento la doble tecnología, posiblemente a comienzos del año próximo, los emisores de residuos patógenos deberán clasificarlos en origen.

Según Haneck, esa nueva exigencia “debe ser trabajada desde ahora” por el municipio. La modificación de la conducta de las clínicas aparece como utópica si se considera que en las últimas semanas fue constante la aparición de patógenos en el basural, que aparecen mezclados entre los residuos domiciliarios y ponen en riesgo la salud de los recolectores y recicladores.


Comentarios


Las clínicas pagarán menos por los residuos patógenos