Las concesiones hidrocarburíferas



#

Días atrás se publicó en estas páginas un artículo con un título que aludía a la falta de control de los contratos petroleros por parte de la provincia. La nota, firmada por Rodolfo Canini –diputado provincial del bloque Une-MUN-PS– y Humberto Zambón, hacía referencia a la prórroga de la concesión del área Loma de la Lata-Sierra Barrosa, renegociada por la empresa YPF SA en el 2000 con los gobiernos nacional y provincial. También se observaba críticamente la renegociación de 33 concesiones realizada por la actual administración gubernamental y las inversiones del 2008 a la fecha. En el caso del yacimiento Loma de la Lata, los controles y auditorías son permanentes por parte de la autoridad de aplicación en materia hidrocarburífera. Esto incluye supervisar las inversiones realizadas por YPF SA, cuyo compromiso de 8.000 millones de dólares para el período 2000-2017 se cumplirá al finalizar este año, sobreejecutando unos 2.400 millones de dólares. Dicho de otra manera: en el período remanente de 2011-2017 todas las inversiones que se realicen en el área serán adicionales a las comprometidas. El segundo caso observado corresponde a la renegociación de los contratos petroleros de 33 concesiones en el marco del decreto 822 y de la ley provincial 2615. Como se recordará, esta ley fue aprobada por amplia mayoría en la Legislatura y contó con el acuerdo de los diferentes municipios y de las organizaciones sindicales y económicas más importantes. La negociación permitió ingresos significativos para la provincia por más de 400 millones de dólares, ampliamente coparticipados con los municipios, siendo su destino, como es de público conocimiento, vedado para gastos corrientes y reservado a obras públicas y equipamiento. Otros logros obtenidos fueron no menos significativos, como la cuestión ambiental, donde por primera vez a partir de las presentaciones realizadas por las empresas (bajo declaración jurada) sobre las afectaciones existentes se pudo tener una cabal idea del impacto de la actividad e instrumentar un cronograma de remediación controlado y supervisado por la Subsecretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, lo cual hace posible que el cuidado ambiental no se sectorice y se transforme en una cuestión de Estado. Se logró un aumento en los recursos provinciales asimilable a las regalías del orden del 3% (denominado canon de explotación), también coparticipado con los municipios, que permitirá acumular a través de las futuras administraciones más de 600 millones de dólares a valores actuales y otro eventual incremento futuro del mismo orden (3%), sujeto a los aumentos del petróleo y el gas en el mercado local e internacional. Las inversiones comprometidas en exploración y explotación en esta negociación alcanzan a 6.451 millones de dólares para el período 2008-2027. Al primer cuatrimestre de este año estas inversiones alcanzaban a 1.743 millones de dólares, sobre un compromiso de 1.229 millones, y son inspeccionadas, controladas e informadas a la Legislatura según lo establece la ley 2615. Las bases de esta negociación, sus numerosas cláusulas y acuerdos, han sido tomadas por las demás provincias productoras, lo que demuestra la razonabilidad, transparencia y claridad de estas negociaciones, un proceso en el que merece destacarse la participación exclusiva de técnicos del Estado neuquino. No obstante los resultados de la renegociación de las concesiones petroleras y los para nada despreciables ingresos económicos obtenidos, la cuestión central es que por primera vez en la provincia existe una política petrolera planificada, instrumentada por el gobierno actual. Se puede destacar también la participación provincial en impulsar los programas Refino Plus, que ha permitido resguardar e incrementar la capacidad de refinación en la provincia, y Gas Plus (reservorios no convencionales de “tight” y “shale gas”). Esto ha posibilitado un sendero para factibilizar la exploración y explotación de cuantiosos recursos de gas natural en áreas de yacimientos y otras que carecían de interés. Además, se realizaron exitosas gestiones –coordinadas por el equipo de gobierno– para obtener precios más justos en el petróleo y el gas que posibiliten mejorar los ingresos y promover la exploración y explotación integral del territorio en busca de nuevos recursos, de manera de reponer en forma sustantiva las reservas y extender su explotación. Esta política trascenderá la actual gestión de gobierno y permitirá la incorporación intensiva de mano de obra local calificada, al tiempo que procurará estabilidad presupuestaria para futuras administraciones. (*) Subsecretario de Hidrocarburos, Energía y Minería de la provincia del Neuquén

HéCTOR MENDIBERRI (*)


Comentarios


Las concesiones hidrocarburíferas