Las condiciones externas no ayudan



1
#

2
#

3
#

»

La depreciación del real y en menor medida del euro frente al dólar complica aún más la tarea de aumentar el colchón de liquidez del Banco Central y fogonea las expectativas sobre una aceleración en la depreciación del peso argentino. Por un lado, la moneda brasileña se depreció más del 4% durante mayo y llegó a los 2,02 por dólar (ver infografía), lo cual representa su valor más alto desde mediados del 2009. Además, las distintas declaraciones del ministro de Hacienda, Guido Mantega, dejan claro que por el momento al gobierno de Brasil no le molesta que su moneda continúe perdiendo posiciones frente al dólar. Por otro lado, el euro perforó la barrera de 1,30, cayó a 1,28 dólares y ya perdió casi un 4% frente al dólar en el mes en que los principales catalizadores son la crisis política de Grecia y el temor a un contagio a España. Además, las últimas estadísticas indican que Europa continúa en recesión técnica. Y, como si fuera poco, China, la economía más grande del mundo, comienza a desacelerarse, lo que no solamente afectará nuestro país sino que toma a nuestro principal socio comercial con su economía debilitada.


Comentarios


Las condiciones externas no ayudan