Las cuentas de Pinochet

Por Andrés Oppenheimer



La reciente revelación de un comité del Senado de Estados Unidos de que el ex dictador chileno, general Augusto Pinochet, tenía depósitos de hasta u$s 8 millones en un banco de Washington DC demuestra que los esfuerzos del Congreso por investigar la corrupción extranjera siguen vivos. Pero me pregunto si los grandes bancos están recibiendo el mensaje.

La reciente revelación de un comité del Senado de Estados Unidos de que el ex dictador chileno, general Augusto Pinochet, tenía depósitos de hasta u$s 8 millones en un banco de Washington DC demuestra que los esfuerzos del Congreso por investigar la corrupción extranjera siguen vivos. Pero me pregunto si los grandes bancos están recibiendo el mensaje.

Uno pensaría que, después de los escándalos bancarios de los últimos años con el descubrimiento de cuentas millonarias de políticos latinoamericanos en bancos de Estados Unidos, Europa y el Caribe, los banqueros habrían aprendido una lección. ¿Se acuerdan de las audiencias del Subcomité de Investigaciones del Senado de 1999, que criticaron a Citibank de haber aceptado sin muchas preguntas más de u$s 120 millones de origen incierto de Raúl Salinas de Gortari, el hermano del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari?

Uno pensaría que, después de los escándalos bancarios de los últimos años con el descubrimiento de cuentas millonarias de políticos latinoamericanos en bancos de Estados Unidos, Europa y el Caribe, los banqueros habrían aprendido una lección. ¿Se acuerdan de las audiencias del Subcomité de Investigaciones del Senado de 1999, que criticaron a Citibank de haber aceptado sin muchas preguntas más de u$s 120 millones de origen incierto de Raúl Salinas de Gortari, el hermano del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari?

¿Y de las investigaciones del Perú y Estados Unidos en el 2001, que se centraron en 38 millones de dólares del ex jefe de inteligencia peruano Vladimiro Montesinos y sus asociados, encontrados en el Pacific Credit Corp. de Miami y otras instituciones financieras? ¿Y las de Nicaragua y Estados Unidos que afirmaban que el ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán tenía 800.000 dólares en Terrabank de Miami y docenas de millones más en bancos de Panamá?

¿Y de las investigaciones del Perú y Estados Unidos en el 2001, que se centraron en 38 millones de dólares del ex jefe de inteligencia peruano Vladimiro Montesinos y sus asociados, encontrados en el Pacific Credit Corp. de Miami y otras instituciones financieras? ¿Y las de Nicaragua y Estados Unidos que afirmaban que el ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán tenía 800.000 dólares en Terrabank de Miami y docenas de millones más en bancos de Panamá?

Se escribieron montones de artículos sobre estos escándalos. El Banco Mundial y otras instituciones internacionales escribieron voluminosos estudios sobre cómo la corrupción está socavando las democracia latinoamericana. Y el Subcomité de Investigaciones del Senado de Estados Unidos realizó varias audiencias, para resaltar que será difícil combatir la corrupción extranjera si los bancos de Estados Unidos, Europa y el Caribe no cumplen con las reglas de “conocer a su cliente” y asegurarse que los dineros que reciben son legítimos.

Se escribieron montones de artículos sobre estos escándalos. El Banco Mundial y otras instituciones internacionales escribieron voluminosos estudios sobre cómo la corrupción está socavando las democracia latinoamericana. Y el Subcomité de Investigaciones del Senado de Estados Unidos realizó varias audiencias, para resaltar que será difícil combatir la corrupción extranjera si los bancos de Estados Unidos, Europa y el Caribe no cumplen con las reglas de “conocer a su cliente” y asegurarse que los dineros que reciben son legítimos.

Como si la publicidad negativa no fuera suficiente para obligar a los bancos a ser más cuidadosos, el Congreso de Estados Unidos también aprobó leyes más duras contra las entidades que reciben depósitos dudosos de funcionarios extranjeros. Bajo el Acta Patriótica del 2001, el Congreso amplió la definición del delito de “lavado de dinero''… que antes se refería principalmente a casos de tráfico de drogas y dinero de los secuestros, para incluir aquellos de corrupción de funcionarios extranjeros.

Como si la publicidad negativa no fuera suficiente para obligar a los bancos a ser más cuidadosos, el Congreso de Estados Unidos también aprobó leyes más duras contra las entidades que reciben depósitos dudosos de funcionarios extranjeros. Bajo el Acta Patriótica del 2001, el Congreso amplió la definición del delito de “lavado de dinero''… que antes se refería principalmente a casos de tráfico de drogas y dinero de los secuestros, para incluir aquellos de corrupción de funcionarios extranjeros.

Sin embargo, a pesar de todo esto, el informe de 119 páginas sobre “lavado de dinero y corrupción extranjera” dado a conocer la semana pasada por el Subcomité de Investigaciones del Senado muestra que Riggs Bank, de Washington DC, continuó manteniendo alegremente las cuentas de Pinochet como si nada hubiera ocurrido.

Sin embargo, a pesar de todo esto, el informe de 119 páginas sobre “lavado de dinero y corrupción extranjera” dado a conocer la semana pasada por el Subcomité de Investigaciones del Senado muestra que Riggs Bank, de Washington DC, continuó manteniendo alegremente las cuentas de Pinochet como si nada hubiera ocurrido.

Riggs recién cerró las cuentas de Pinochet en agosto del 2002, después de que el Departamento del Tesoro identificó los depósitos del ex dictador. Esto ocurrió tres años después del escándalo de las cuentas de Raúl Salinas, un año después del caso Montesinos y nueve meses después de la aprobación del Acta Patriótica.

Riggs recién cerró las cuentas de Pinochet en agosto del 2002, después de que el Departamento del Tesoro identificó los depósitos del ex dictador. Esto ocurrió tres años después del escándalo de las cuentas de Raúl Salinas, un año después del caso Montesinos y nueve meses después de la aprobación del Acta Patriótica.

De acuerdo con el informe del Senado, Riggs tenía las cuentas de Pinochet desde 1994 “sin haber realizado una investigación seria sobre los temas relacionados con el origen de su fortuna”.

De acuerdo con el informe del Senado, Riggs tenía las cuentas de Pinochet desde 1994 “sin haber realizado una investigación seria sobre los temas relacionados con el origen de su fortuna”.

Según los investigadores del Senado, Pinochet le había dicho al banco que sus fondos provenían de conferencias y buenas inversiones en la bolsa de Chile. Riggs “le ayudó a abrir cuentas anónimas en el exterior, para disimular su control de estas cuentas”, dice el informe.

Según los investigadores del Senado, Pinochet le había dicho al banco que sus fondos provenían de conferencias y buenas inversiones en la bolsa de Chile. Riggs “le ayudó a abrir cuentas anónimas en el exterior, para disimular su control de estas cuentas”, dice el informe.

Después de que el diario británico “The Observer” reveló en diciembre del 2000 que Pinochet tenía un millón de dólares en Riggs, el banco cambió el nombre de una cuenta de “Augusto Pinochet Ugarte y Lucía Hiriarte de Pinochet” a “L. Hiriart y/o A. Ugarte” para asegurar que ninguna búsqueda electrónica del nombre Pinochet pudiera identificar alguna de sus cuentas, dice el informe.

Después de que el diario británico “The Observer” reveló en diciembre del 2000 que Pinochet tenía un millón de dólares en Riggs, el banco cambió el nombre de una cuenta de “Augusto Pinochet Ugarte y Lucía Hiriarte de Pinochet” a “L. Hiriart y/o A. Ugarte” para asegurar que ninguna búsqueda electrónica del nombre Pinochet pudiera identificar alguna de sus cuentas, dice el informe.

El documento señala que las más de 100 cuentas de embajadas extranjeras eran una importante fuente de ingresos de Riggs. Un 44% de ellas eran depósitos de Africa y el Caribe, un 24% del Medio Oriente y un 17% de América Latina, España y Portugal.

El documento señala que las más de 100 cuentas de embajadas extranjeras eran una importante fuente de ingresos de Riggs. Un 44% de ellas eran depósitos de Africa y el Caribe, un 24% del Medio Oriente y un 17% de América Latina, España y Portugal.

Mi conclusión: muy pronto deberíamos saber el origen de los fondos de Pinochet. Si vinieron de conferencias, sé de muchos autores que quisieran conocer ya mismo a su agente. Y si vinieron de buenas inversiones en la Bolsa, estoy seguro de que mucha gente ya querrá conocer a su asesor financiero.

Mi conclusión: muy pronto deberíamos saber el origen de los fondos de Pinochet. Si vinieron de conferencias, sé de muchos autores que quisieran conocer ya mismo a su agente. Y si vinieron de buenas inversiones en la Bolsa, estoy seguro de que mucha gente ya querrá conocer a su asesor financiero.

Pero parece estar bien claro que, venga de donde venga el dinero, Riggs Bank no hizo una labor seria de asegurarse que los fondos eran legítimos, igual que los demás bancos no habían hecho lo propio con Raúl Salinas, Montesinos y Alemán.

Pero parece estar bien claro que, venga de donde venga el dinero, Riggs Bank no hizo una labor seria de asegurarse que los fondos eran legítimos, igual que los demás bancos no habían hecho lo propio con Raúl Salinas, Montesinos y Alemán.

Puede que todavía haya muchos otros bancos Riggs en la escena financiera y muchos otros Pinochet entre sus clientes.

Puede que todavía haya muchos otros bancos Riggs en la escena financiera y muchos otros Pinochet entre sus clientes.


Comentarios


Las cuentas de Pinochet