«Las finales son para ganarlas, no para jugarlas bien»

Diego Reyes y Luis Gasola analizaron el clásico que definirá el Oficial de rugby.





Marabunta y Roca están a poco más de 24 horas de la vuelta olímpica y tanto en Cipolletti como en Stefenelli lo que sobra es confianza. Mañana, en el 'Hormiguero', se enfrentarán por el título del Oficial de rugby, con el desafío del «pierde-paga».

Por el lado del «rojo», Diego Reyes dijo: «Debemos ser fuertes mentalmente y obtener pelotas claras en el scrum y line».

«Si nuestros delanteros juegan como lo hicieron contra Neuquén las chances de ganar serán mayores. Pero si nos pasa como con Patagonia, perdemos seguro», reconoció el fullback.

Acerca del juego que planean hacer, dijo que «se verá en la cancha. Nosotros entrenamos para jugar pelotas rápidas. Igualmente las finales son para ganarlas, no para jugarlas bien».

El hecho de jugar en Cipolletti supondría una ventaja para Marabunta, sin embargo para Reyes «es lo mismo. Es más, a mi me gusta mucho jugar en Cipolletti y si repasamos las últimas actuaciones, nos favorece llegar como punto y no como banca», resumió.

Cuando ya casi había perdido las esperanzas de lograr el título, con la caída del 'rojo' en la fecha pasada se le abrieron las puertas a los cipoleños para que puedan festejar ante su gente.

Mientras se alistaba para comenzar el entrenamiento nocturno, el técnico Luis Gasola dijo: «No nos podemos confiar porque en los últimos partidos frente a Roca no pudimos sacar buenos resultados. Ellos tienen un equipo con mucha experiencia y creo que por las estadísticas y rendimiento, llegan como favoritos. De todas maneras pondremos todo para salir campeones», aseguró el entrenador.

Sobre cómo piensa que se jugará el partido, comentó que «será durísimo y va a ganar el que menos se equivoque. Nosotros le vamos a jugar con mucha presión, como seguramente nos van a jugar ellos». (AR/AC)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Las finales son para ganarlas, no para jugarlas bien»