Las Fuerzas Armadas, un gran empleador



Por MACARENA LÓPEZ

La mayor parte del gasto militar de Sudamérica es destinada a pagar los salarios del millón de uniformados que existen en la región, cifra que iguala las tropas conjuntas de Alemania, Bélgica, España, Francia, Gran Bretaña, Italia y Holanda.

El gasto bélico en la región es entonces básicamente un presupuesto salarial. En cifras, el gasto en personal en Sudamérica en el 2008 equivalió al 70% de los gastos militares totales. Ello está lejos de lo que propone la OTAN, que señala que lo óptimo es que se destine un 40% para personal y un 60% a inversiones en equipamiento y operaciones. Este último ítem incluye aspectos como el entrenamiento en terreno, los ejercicios a nivel de unidades o formaciones mayores y el mantenimiento del material. “En América del Sur predomina una cierta sobredimensión y desproporción entre el número de personal y el material de que disponen las fuerzas armadas, si se las compara con aquellas de países industrializados o la OTAN”, planteó a DPA José Higuera, analista del portal Enfoque Estratégico.

“Por ejemplo, la Real Fuerza Aérea británica, que posee 501 aeronaves, tiene 44.500 efectivos. En América del Sur, la Fuerza Aérea de Brasil, con 271 aeronaves, cuenta con 68.000 efectivos. Perú y Venezuela, con 65 y 80 aeronaves, suman 15.000 y 7.000 efectivos respectivamente”, reveló. “La marina alemana, con 18 unidades de combate de superficie y 12 submarinos diésel-eléctricos, dispone de 21.000 efectivos. Frente a eso la marina de Brasil, con 16 unidades de combate de superficie y cinco submarinos diésel-eléctricos, suma 57.000”, insistió.

En esa perspectiva, Paraguay y Venezuela son los que más gastan en personal, destinando un 84,7 y un 81,3% de su presupuesto en ello respectivamente, según el Balance Militar del Centro de Estudios Nueva Mayoría de Buenos Aires, respaldado con datos del SIPRI de Estocolmo.

Lo siguen Bolivia, con un 76,27%; Brasil, con 76,2%; Uruguay, con 74,71% y Ecuador, con un 74,68 % de su presupuesto de defensa destinado a personal.

Los países de la región que menos recursos transfieren a personal son Chile, con un 58,4%; Perú, con 52,15%y Colombia, con 47,16%. Colombia y Chile se encuentra entre los países que más armas compran. El millón de uniformados sudamericanos equivale al 29% del personal militar de la OTAN, al 51% de los militares en China y al 74% de los de Estados Unidos. Comparando con Europa, los 1.083.440 militares que había en América del Sur en el 2008 equivalen numéricamente a los que posee Rusia.

Para el director del Centro de Estudios Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, la diferencia entre América del Sur y la OTAN se explica en que “cuanto más desarrollado es un país, menor es el porcentaje del gasto en defensa que va a personal y mayor lo que va a funcionamiento y reequipamiento”, aseveró.

A juicio de Fraga, esto no sólo se da en el ámbito militar o de defensa sino también “en la producción y en la industria. Es mayor la inversión para crear un puesto de trabajo en los países desarrollados que en los emergentes o los subdesarrollados”. (DPA)


Comentarios


Las Fuerzas Armadas, un gran empleador