Las Grutas superó con creces su capacidad hotelera

Los turistas inundaron la localidad a tal punto que en las playas ya no cabe ni un alfiler.





LAS GRUTAS (ASA).- Llegó el fin de semana más esperado. A esta altura del verano el balneario muestra su imagen más impresionante. Desde la Costanera, una simple mirada de la playa ya deja en claro que este centro turístico es el más importante de la Patagonia en época estival.

No cabe un alma. No hay espacios disponibles. La arena se ocupa totalmente y cada vez más gente arriba a Las Piedras Coloradas, a La Rinconada o se dirige a otras playas de la zona, como las de península Villarino o el Camino de la Costa, ante la multitud que ocupa los espacios céntricos grutenses.

Eso es lo que ocurre durante el día.. Pero luego, cuando la tarde empieza a caer y los turistas pretenden regresar a sus alojamientos, se produce un éxodo masivo que inunda las calles en cada rincón del balneario.

Estos días de enero son los que generan las dudas en prestadores, autoridades y residentes locales. ¿Hasta dónde podrá crecer este balneario? ¿Cuál es el punto límite de soporte de las playas? ¿Dónde está el tope máximo de capacidad de servicios en el lugar?

Preguntas hasta ahora sin respuesta, pero que exigen rápido análisis para determinar las pautas básicas de desarrollo de este lugar de vacaciones.

La subsecretaria de Turismo de la Municipalidad local, Cecilia Costa, reconoció que en los datos numéricos de diciembre que indican que ingresaron a la villa 24.800 personas y los de los primeros cuatro días de enero que indican que lo hicieron 9400, existe un sesgo notable por efecto de la falta de relevamiento de una cantidad de plazas que la cartera a su cargo intentará determinar en los próximos días.

Según los actuales registros hay algo más de 20.000 plazas en la villa. A esta altura, según calcula la gente de Turismo, están completamente ocupadas. Pero una simple mirada a la playa y una recorrida por las playas cercanas convencen de que los visitantes son muchos más que los que ocupan esas plazas, que son también más los recreacionistas estimados y que existen más visitantes que los que se suponen oficialmente.

Se sabe que a esta altura ya no cabe un alfiler. Las Grutas está en su estado máximo de ocupación, no solamente por lo que ocurre con los alojamientos -se ocuparo hasta los de San Antonio y lugares cercanos- sino por lo que se ve en la playa. Hay decenas de miles de personas entre la Primera y la Séptima Bajada. En las restingas, en los médanos, en las piletas y en los paradores. En las confiterías, en las heladerías y en los restaurantes.

Las Grutas ya está a pleno. Ayer durante toda la mañana ingresaron mochileros que ocuparon los pocos espacios que quedaban en los campings. Ya están completos los hoteles, los complejos y los departamentos y casas de alquiler.

Es tarea de Turismo determinar cuántas plazas hay en total en oferta, entre las regularizadas y las que no lo están, para saber luego cuántos visitantes llegan a este lugar en cada verano. El año pasado fueron 200 mil. A cuánto llegará el récord este año, es aún una pregunta sin respuesta.

Notas asociadas: Actividades: Cara y ceca: Basura controlada  

Notas asociadas: Actividades: Cara y ceca: Basura controlada  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las Grutas superó con creces su capacidad hotelera