Las “Guardianas de Semillas” y el crecimiento comunitario

Con acompañamiento del INTA, las huerteras del Hogar Azul de las Grutas avanzaron en la autoproducción de semillas locales para abastecer a 132 familias. La iniciativa permitió la siembra de hortalizas adaptadas al contexto, flores y carozos de frutales.



Huerta. La provisión de semillas es clave para el desarrollo comunitario y familiar.

La autoproducción de semillas es una de las tantas apuestas del ProHuerta - programa del INTA y del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación - que está dirigido a familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad social con problemas de acceso a una alimentación saludable. Con esa premisa, y en el contexto de la pandemia, la huerta comunitaria circular entregó sus primeros kits de semillas para abastecer a familias de Las Grutas.
La pandemia impuso una nueva dinámica e instó a acatar un nuevo hábito, el del aislamiento social, como protección vital. Curiosamente este hábito nos aisló presencialmente, pero generó nuevos lazos de comunicación que lograron revitalizar otros y develar lo esencial: el conocer el sentido nos permite abrir caminos, ver a otro y a lo otro como una nueva oportunidad.
Con respecto a la entrega de semillas que cada temporada realiza el ProHuerta, este año se contó con el apoyo del entramado de organizaciones con las que existe un compromiso programático- institucional y civil. Además, se sumó a este entramado, la huerta comunitaria circular que tiene asiento en el Hogar Azul de Las Grutas.
Los integrantes de este grupo participaron durante años de capacitaciones brindadas por el ProHuerta en su localidad, pero lo más significativo es que lograron, aunando esfuerzos, apropiar lo aprehendido y generar trabajo continuo que se visibiliza en una colección local de semillas producidas en su espacio productivo.
Alicia, Dorina, Antonella, Dede y Miriam son algunas de las huerteras que desde 2019 construyen este espacio en el que integran el hacer y el saber cómo una construcción colectiva sustentada en la alimentación saludable y el cuidado ambiental. Es un gran logro que instituye un nuevo rol comunitario, hoy son “guardianas de semillas” de su comunidad.
Esta iniciativa permitió garantizar la entrega a tiempo de las semillas para la siembra de hortalizas adaptadas al lugar junto con flores y carozos de frutales. Además de garantizar el insumo básico y esencial para entregar a las 132 familias, la propuesta es un ejemplo de solidaridad, participación real, sentido de pertenencia y demuestra cómo la organización comunitaria contribuye al bienestar común.

Flores. Uno de los resultados del programa.


La posibilidad de multiplicar las propias semillas de la huerta también permite disminuir la dependencia de comprar semillas hortícolas, año a año y para cada temporada, con el consiguiente ahorro y mejora en los ingresos familiares.
El programa ProHuerta nació en un contexto de crisis, en los años 90, pero su alcance lo reveló como una oportunidad, siendo desde el inicio un espacio en el cual las diferencias eran una riqueza a integrar; su sustentabilidad y su aporte al desarrollo territorial, a lo largo de casi 30 años así lo denota.
Hace muchos años que el Programa ProHuerta siembra mucho más que seguridad y soberanía alimentaria, y esta es una experiencia que nos permite visibilizarlo.
Al rescate y valorización de especies, mediante la autoproducción de semillas, se suma promover el protagonismo de la gente que integra las acciones del programa. A tal punto se fomenta la autonomía del otro, porque el pasaje de sujeto a actor social es esencial para la construcción de la territorialidad.
El caso de la huerta comunitaria del hogar Azul es ejemplar porque una comunidad autónoma, que aprende de sus experiencias y logra generar oportunidades, es una comunidad con capacidad de resiliencia, que favorecerá la democratización de las relaciones sociales y el cultivo de la ciudadanía plena.

En números

132
Las familias que recibieron el kit de semillas del programa Pro Huerta en la localidad de Las Grutas.
30
Los años que lleva el programa Pro Huerta, generando oportunidades.

Comentarios


Las “Guardianas de Semillas” y el crecimiento comunitario