Las lesiones acechan a Batista

El domingo fue descartado Diego Milito.



#

Télam

selección

El primer día de entrenamientos le dejó a Sergio Batista más preocupaciones que otra cosa. De cara al amistoso de mañana ante Portugal, en Ginebra, el seleccionador argentino sufrió ayer un nuevo contratiempo, ya que a la confirmada baja de Diego Milito por lesión se le sumó otro inconveniente físico de Nicolás Pareja, quien se perfilaba como titular para ese encuentro. El defensor de Spartak de Moscú, quien tenía grandes chances de ser de la partida junto a Nicolás Burdisso en la zaga central, sufrió un fuerte golpe en el pie derecho y será sometido a estudios para comprobar la gravedad de la lesión. Si bien el cuerpo técnico es optimista en cuanto a la recuperación del ex defensor de Argentinos, y confía en que Pareja podrá jugar, es difícil que se recupere a tiempo. En las últimas horas del domingo Checho Batista también padeció la baja de Diego Milito luego del acuerdo al que arribaron los cuerpos médicos de Inter y el seleccionado a raíz de una elongación de segundo grado en el bíceps femoral del muslo izquierdo que sufrió el atacante. El entrenador pudo trabajar recién ayer con la totalidad del plantel, tras la llegada a Suiza de Javier Pastore, Ever Banega, Esteban Cambiasso, Nicolás Gaitán, Nicolás Otamendi, Ezequiel Lavezzi, Javier Zanetti y Ezequiel Garay. Los futbolistas argentinos volverán a trabajar hoy en el escenario donde se realizará el amistoso y allí seguramente Batista dará más pistas acerca de la formación inicial. Antes del entrenamiento efectuado en el campo de entrenamiento de la UEFA, el presidente de esa institución, el francés Michel Platini, recibió a la delegación albiceleste y le entregó a Lionel Messi el balón con el que se jugó la final de la Liga de Campeones 2009 en la que Barcelona derrotó a Manchester United (2-0), con un gol del rosarino.

Siempre listos. Javier Mascherano y Gabriel Milito en un día de práctica marcado por la baja de Diego Milito y la duda de Pareja


Comentarios


Las lesiones acechan a Batista