Las marchas en Capital fueron contenidas por un vasto operativo

Miles de piqueteros recorrieron pacíficamente el centro porteño.





BUENOS AIRES.- Las marchas de piqueteros y partidos de izquierda se desarrollaron ayer en paz por las principales calles porteñas, contenidas por un impresionante operativo de seguridad que desplegó la Policía Federal en torno a la Legislatura porteña y el Congreso de la Nación.

En un escenario marcadamente opuesto al de los hechos de violencia que tuvieron lugar el último 16 de julio frente a la Legislatura metropolitana, se registraron sólo dos episodios que contrastaron con la calma general: hubo «escraches» sorpresa a la porteña Casa de Santa Cruz y a una petrolera extranjera.

Solamente esos episodios -ambos vinculados con la toma de la planta petrolera que tiene lugar en la localidad santacruceña de Caleta Olivia- no fueron previstos con la urgencia del caso por los organizadores del operativo, que contó con alrededor de 1.500 efectivos.

Pero hubo una desinteligencia que pudo arruinar el trabajo de toda la jornada: sobre las 17:30, un grupo de policías retiró las vallas que protegían a la Legislatura ante la versión de que se había levantado la sesión por el Código de Convivencia, y un grupo de manifestantes se acercó hasta l entrada del edificio.

Sin embargo, luego de una media hora, los manifestantes -la mayoría de ellos pertenecientes a partidos de izquierda- se desconcentraron en calma.

A esa altura ya eran los últimos en las inmediaciones de la Legislatura, mientras que hacía un par de horas que otro grupo de manifestantes -nucleados en la CTA y la CCC- había abandonado la zona del Congreso tras protestar en contra de la Ley de Responsabilidad Fiscal que impulsa el Gobierno nacional.

Fue una jornada en la que los mayores inconvenientes los sufrieron los automovilistas, que no pudieron transitar sobre la Avenida de Mayo y sus inmediaciones porque la Policía cortó también varias calles adyacentes.

En este escenario, la mayor perturbación se dio por la acción de una columna del grupo piquetero de Raúl Castells, que se movilizó desde Constitución hasta el microcentro. Los piqueteros protagonizaron protestas frente al Ministerio de Justicia de la Nación y la Casa de la Provincia de Santa Cruz, en el centro de la capital. Ante esas oficinas públicas, dirigentes del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados reclamaron el «desprocesamiento» de militantes y que se diera respuesta al reclamo de desocupados que mantienen la toma de una planta petrolera en Caleta Olivia.

Por otra parte, grupos de piqueteros, organizaciones estudiantiles y partidos de izquierda protagonizaron un acto frente al Palacio de Tribunales.

Los manifestantes reclamaron el «desprocesamiento» de dos dirigentes estudiantiles de izquierda que serán juzgados. De la custodia de las calles y de los alrededores de la Casa de Gobierno, la Legislatura porteña y otros edificios públicos -como el Congreso- participaron efectivos sin armas de fuego, según se informó.

En la Casa Rosada también se reforzó la seguridad con personal del cuerpo de Granaderos, quienes se mostraron vestidos con ropas de combate.

(DyN y Télam)

Nota asociada: La Justicia citó a la mujer de Castells  

Nota asociada: La Justicia citó a la mujer de Castells  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las marchas en Capital fueron contenidas por un vasto operativo