Las “misiones”





Cada cuatro meses se alista un grupo diferente para ‘rumbear’ a alguno de los pueblos que integra el itinerario. Los estudiantes van rotando y por lo general pasan uno y hasta tres días, conviviendo con la comunidad. “Comemos todos juntos, charlamos, nos cuentan sus cosas, es fantástico. Los chicos son tan buenos y educados, ¡parecen de otro planeta!”, ríe el profesor. Hasta el momento se sigue de cerca a más de 100 chicos de diversos parajes y casi medio centenar de adultos que están “fichados”. En el 100% de los casos, prácticamente, la investigación iniciada permite conocer que ninguno de los menores había recibido hasta el momento atención odontológica alguna. “En los lipetrenes encontramos que había un solo chico con obturaciones (arreglos dentales) pero porque era el hijo de la maestra, el resto, la mayoría nunca tuvo contacto con un odontólogo por muchas razones, no sólo la falta de cobertura y asistencia sanitaria, también por costumbres y por la lejanía con los centros de Salud”, agrega Brion. En conjunto con el grupo docente, integrado también por Perla Brevi, Mónica Zanchín, Andrea Bautista y Yanina D’Angelo, se viene trabajando en las escuelas de la Línea sur con las comunidades Peñi Mapu (Lipetrén Chico), Putren Tuli Mahuida (Lipetrén Grande) y Kom Amulein (Aguada Guzmán).


Comentarios


Las “misiones”