El gobierno acusa al municipio de querer privatizar el EPAS

La Provincia y el Municipio tienen planteos irreductibles y no hay avances. Extraoficialmente revelaron que las diferencias, por ahora, son significativas y no se vislumbra una salida rápida.



Las reuniones entre funcionarios provinciales y municipales que se pactaron para mejorar el servicio de agua y saneamiento de la ciudad prestado por el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) están paralizadas.

Las razones no trascendieron oficialmente, pero fuentes de ambos gobierno reconocieron que “por el momento las diferencias no se pueden achicar”.

Desde el inicio se pensó que la discusión giraba exclusivamente en torno a la firma de un contrato de concesión que estableciera obligaciones y derechos de ambas partes y, por sobre todo, habilitara al municipio como poder concedente a sancionar al ente frente a pérdidas de agua, roturas o suspensión del servicio.

Pero se comenzaron trasparentar otros motivos.

Desde Provincia aseguran que el intendente Horacio Quiroga pretende que le transfieran el ente pero sin sus empleados.

“El municipio no está en condiciones de prestar el servicio con su s empleados. Lo que intentará es tercerizarlo, introducir un privado en la prestación, tal como es su costumbre”, confiaron desde Casa de Gobierno.

Las veces que Quiroga se enfrentó con provincia por el tema dijo “o firman un contrato de concesión para el servicio o lo transfieren al municipio”. Pero nunca aclaró de qué manera iba a administrar el organismo.

Del lado municipal aseguran que las mesas se suspendieron “hasta nuevo aviso” porque no se encontraron puntos de encuentro con relación a las inversiones necesarias de realizar y a quién le correspondería hacerlas.

“No están dispuestos a realizar las inversiones para que el servicio sea de calidad. Provincia pretende que nosotros pongamos el dinero, pero no nos corresponde. El EPAS es un organismo de la provincia y es la responsable de las inversiones”, dijeron desde el municipio.

Frente a esto la mesa técnica no ha avanzado ni un paso en la resolución del problema, aunque si reconocieron que en otros puntos planteados por el municipio se estarían encontrando acuerdos.

Son la cancelación de la deuda de la provincia con la ciudad, el saneamiento del arroyo Durán y el pavimento de la calle Casimiro Gómez. Provincia también puso sobre la mesa cuestiones que el municipio debe resolver.

Gestiones infructuosas

En diciembre del 2011 el Deliberante sancionó la ordenanza 12395 que establece un marco regulatorio para el servicio de agua y saneamiento de la capital. Define los principios generales de la prestación, determina el poder concedente, la autoridad de aplicación y se menciona al EPAS como el único concesionario del servicio. También se detallas las atribuciones y obligaciones del prestador y de los usuarios.

Con esta herramienta, al asumir su tercer mandato Quiroga rápidamente comenzó a batallar por la firma del contrato de concesión. Un primer borrador fue entregado a las autoridades de la provincia y del organismo estatal, pero pasó el tiempo y nunca se realizaron avances en la firma del contrato.


Comentarios


El gobierno acusa al municipio de querer privatizar el EPAS