Las pantallas de plasma son el nuevo furor



NEUQUEN (AN).- El electrodoméstico que más incrementó sus ventas en lo que va del año es el televisor con pantalla de plasma, un nuevo tipo de TV cuyo costo tiene un piso de 8.000 pesos y trepa hasta los 25.000 pesos. En los comercios de la ciudad de Neuquén aseguran que el incremento en la venta de estos equipos es del orden del 700%.

“En un año pasamos de vender 2 o 3 plasmas por mes a unos 25 o 30 por mes”, aseguró Gustavo, un vendedor de una de las más importantes cadenas nacionales de venta de electrodomésticos.

Esta increíble alza en las ventas se vio fomentada no sólo por la “fiebre” que genera un nuevo Mundial de Fútbol sino y sobre todo por una considerable baja en los costos, ya que un plasma que el año pasado costaba 20.000 pesos este año se consigue por cerca de 8.000.

Los televisores de plasma son en su mayoría de grandes dimensiones: desde las 34 pulgadas hasta las 50. Si bien el costo de este tipo de equipos varía considerablemente de acuerdo con el tamaño, también lo hacen en función de los servicios que disponga, la marca y si se trata de pantalla de LCD u otro tipo.

“La mayoría de la gente que compra este tipo de televisores no son de la zona”, comentó otro vendedor, que explicó que si bien en muchos casos los plasmas están dedicados a comercios de alta categoría también hay compradores que provienen de localidades del interior, sobre todo de la zona cordillerana. “Viene mucha gente de San Martín de los Andes y Villa La Angostura”, indicó el empleado.

No obstante el incremento en la venta de plasmas es sensiblemente menor en el caso de las casas de venta regionales donde el alza registrada ronda el 60%. “Nosotros apuntamos a otra clientela que generalmente compra a través de los créditos personales y en muchas cuotas”, explicó el gerente de una de estos comercios.

Más allá del asombro se estima que en la ciudad se están vendiendo cerca de 50 televisores de plasma por mes, marcando sin lugar a dudas un cambio al momento de ver TV.


Comentarios


Las pantallas de plasma son el nuevo furor