Las Perlas vuelve a reclamar la presencia del Estado

Los habitantes del paraje cipoleño pidieron respuestas “urgentes” a la persistente falta de agua, provocada por el deficiente suministro eléctrico. La basura es otro de los reclamos.



Los habitantes de Las Perlas volvieron a quejarse por la falta de asistencia municipal y provincial en el sector. Las deficiencias en el suministro de energía eléctrica es una de las mayores problemática ya que influye en el servicio de agua.

Ayer, los habitantes del barrio Costa Esperanza se acercaron a la delegación municipal para pedir respuestas urgentes ante la falta de agua. Carlos Aimasso, el representante del municipio en el paraje cipoleño, se comprometió a recorrer hoy ese sector para conocer las problemáticas que atraviesan. “Los ánimos están caldeados”, aseguró Jaime Flores, el referente de Costa Esperanza.

Detalló que ellos tienen el servicio de agua a través de una cooperativa vecinal pero que hace unos cuatro meses la institución no recibe un subsidio municipal. Explicó que la ayuda es de unos 4.000 pesos y que no llega por cuestiones administrativas.

Flores informó que el otro inconveniente es que “está paralizada la obra de electrificación del barrio porque hasta el momento no se realizó el tendido eléctrico”. Según explicó, esta obra se iba a hacer en conjunto con la empresa Edersa, el Municipio y las familias que viven allí, pero que hasta ahora sólo se avanzó en la primera etapa, de las tres que la conforman, “por falta de presupuesto”.

Costa Esperanza no es el único sector que acumula quejas. Las familias que viven en el paraje , ubicado en la margen sur del río Limay, en jurisdicción cipoleña, reclamaron también que la recolección de residuos no se realiza en todos los barrios, que las calles están en mal estado y que en varios sectores no cuentan con alumbrado público.

Los reclamos se hicieron sentir aún más cuando el intendente Aníbal Tortoriello (PRO) visitó Las Perlas hace poco más de una semana. Se reunió con cooperativas , vecinos y organizaciones sociales. Sin embargo, el encuentro no puso paños fríos a la situación ya que sintieron que no hubo respuestas concretas sobre la lista de reclamos.

Pablo Cruz, que vive en el barrio Muten II, manifestó que los invadió un sentimiento de “bronca”. En esa oportunidad, las personas también expusieron su preocupación por la gran cantidad de microbasurales, alrededor de 13 en todo el paraje.

Las problemáticas más resonantes giran en torno a la deficiencia en el suministro de energía eléctrica y en la proliferación de los microbasurales.

Datos

Las problemáticas más resonantes giran en torno a la deficiencia en el suministro de energía eléctrica y en la proliferación de los microbasurales.

Comentarios


Las Perlas vuelve a reclamar la presencia del Estado