Las persistentes lluvias agravan problemas y el pronóstico no ayuda

Escuelas sin clases, viviendas anegadas, pocas familias evacuadas, ayuda en chapas y nylon a pobladores con filtraciones y calles intransitables; el panorama se agrava a medida que el temporal persiste.





Tal como estaba pronosticado, las lluvias siguieron ayer durante todo el día y los inconvenientes no tardaron en aparecer o intensificarse en varias localidades de la región; para peor el alerta meteorológico y la previsión de precipitaciones siguen vigentes hasta el sábado.

En Neuquén capital, los casi 35 milímetros de agua que cayeron en 30 horas fueron suficientes para dejar calles de tierra a la miseria, a las pavimentadas intransitables, a familias con sus casas inundadas y a alumnos de seis escuelas sin clases.

Al menos dos familias roquenses tuvieron que abandonar sus hogares en barrios periféricos y las máquinas de la municipalidad fueron demandadas en distintos sectores por los anegamientos.

En Rincón de los Sauces, la persistente lluvia caída desde el martes dejó a cientos de teléfonos fuera de servicio y sin señal a la compañía celular de Telefónica. Los usuarios de esta empresa sufren la misma situación cada vez que las lluvias humedecen las instalaciones.

Rincón no tiene servicio técnico local y en caso de descompostura de las líneas o aparatos, hay que esperar un técnico de Neuquén para solucionar el inconveniente.

En Valle Medio

Las persistentes lluvias que han caído en los últimos días en la región generaron distintos inconvenientes en las localidades de Valle Medio.

En Choele Choel, durante los primeros días de la semana muchas calles estaban virtualmente intransitables sobre todo las de los barrios periféricos que son de tierra. Ayer la comuna lanzó un comunicado indicando que sólo cuando mejoren las condiciones climáticas se podrían reparar, y pidiendo disculpas por estado de las mismas.

Mientras, el servicio de recolección de residuos no funcionó durante los días de mayores lluvias -lunes y martes- generando enojo entre los vecinos de la localidad.

A su vez, en la calle San Martín se podían observar dos hondonadas que habían sido tapadas por el agua, donde sólo los más osados se animaban a transitar.

En el cauce viejo del brazo del río, en el que teóricamente no iba a correr más agua luego de las obras de desvío, se podía observar un caudal como es sus mejores épocas.

En Luis Beltrán se debieron reparar de urgencia -informaron fuentes municipales- varias bocas de tormenta, que al estar tapadas generaban la inundación de algunas calles principales. En Lamarque, el propio intendente, Ricardo Pedranti, visitó los barrios para determinar si los vecinos necesitaban asistencia. El problema más grave se presentaba con las calles que estaban llenas de barro y en algunos casos intransitables. Hasta ayer en ninguna de las localidades se tuvo que evacuar gente.

En Roca

La continuidad de las precipitaciones también complicó la normal actividad en las escuelas de Roca. Las autoridades del CEM 31 requirieron del asesoramiento de un ingeniero ante el temor a que se electrificaran las paredes y finalmente suspendieron las clases de taller en tres aulas por la incidencia de la lluvia, aunque se constató que no había peligro por la energía.

Para las familias de los barrios más alejados al casco céntrico roquense, la lluvia complicó las cosas otra vez.

En Julio Corral hubo que evacuar a los habitantes de una precaria vivienda, que fueron trasladados al CDI. Mientras tanto, en Chacra Monte la decisión de abandonar la casa fue tomada por los propietarios, que se ubicaron en lo de un vecino antes de que llegara la asistencia de la comuna.

Según se informó desde Prensa del municipio, en ambos casos recibieron el sostén de los encargados de la Dirección de Acción Social.

El operativo de alerta incluyó las áreas de Obras y Servicios Públicos, Desarrollo Social y Defensa Civil, quienes se encontraban atentos a cualquier eventualidad para socorrer a aquellos que se vieran afectados por la intensidad de las precipitaciones. Las maquinarias del municipio tuvieron una intensa actividad en las calles y sectores bajos donde el agua no permitía el normal tránsito de vehículos y personas.

Con respecto al nivel de las defensas en el norte de la ciudad, una de las principales preocupaciones de los vecinos en las épocas de intensa lluvia, se verificó que estaban funcionando normalmente.

Desde el municipio se recomendó a la población comunicarse con el teléfono 431400 ante cualquier problema, al mismo tiempo que se solicitó a los automovilistas circular con mucha precaución, sobre todo en los horarios pico.

El pedido tiene que ver con la gran cantidad de incidentes menores que se registraron en las últimas horas en las calles roquenses debido al asfalto mojado. (AVM, ARS, AR, AN)

En Cipolletti, escuela sin actividades

CIPOLLETTI (AC) – En al menos dos escuelas de esta ciudad hubo problemas por causa de la lluvia, y concretamente en una, la 19, de Falucho y Naciones Unidas, las autoridades dispusieron la suspensión de las clases.

El caso es que caía agua a raudales por los techos y se habían humedecido peligrosamente las paredes.

Ayer a la tarde operarios del CPE superaban la situación.

En la 111 hubo inconvenientes en dos salones y también en las calles de acceso, aunque los alumnos fueron reubicados en otras aulas del establecimiento.

En tanto, el secretario de Acción Social del municipio, Luis Bardeggia, comandando una comisión de su organismo, de Defensa Civil y de Obras Públicas y Servicios Públicos, recorrió las zonas más comprometidas desde muy temprano, sin que hasta anoche se hubieran registrado evacuaciones.

En el barrio Anai Mapu, en el sector de La Toma, debieron trabajar los bomberos con equipos para derivar agua de terrenos anegados hacia otros sectores.

Bardeggia, con varios vehículos, entregó materiales -nylon, garrafas de gas, alimentos- a pobladores del Mapu, Puente 83, Tres Luces y Puente de Madera, al igual que en el paraje El 30 y la Colonia Curry Lamuel.

Fueron asistidos también vecinos de los barrios ribereños Costa Norte, Costa Sur y Labraña.

La gran cantidad de agua caída produjo anegamientos de calles, incluso del centro, porque las bocas de salida no daban abasto, situación que tendía a normalizarse anoche.

Desde el Centro de Pronósticos Patagónicos (Cepropa) se informó que el tiempo lluvioso continuará hasta mañana con similar intensidad, aunque las condiciones podrían ir variando desde el sábado.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las persistentes lluvias agravan problemas y el pronóstico no ayuda