Las pruebas de ADN serán clave

El titular del FMI, Dominique Strauss-Kahn, acusado por una supuesta agresión sexual accedió a realizarse el análisis.



DENUNCIA DE ABUSO SEXUAL

Un análisis de ADN al que ha accedido a someterse Dominique Strauss-Kahn buscará aclarar las acusaciones en su contra por presunto intento de violación, señalaron sus abogados. “Él accedió voluntariamente a un pedido de las autoridades de más pruebas físicas”, señaló el letrado William Taylor en un informe que publica hoy lefigaro.fr. Se comprobará entre otras cosas si el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) tiene rasguños o rastros de ADN de la presunta víctima por ejemplo bajo las uñas. La camarera de un hotel de Nueva York acusa a Strauss-Kahn de haberla atacado e intentar violarla y lo identificó el domingo en una rueda de reconocimiento. El funcionario, de 62 años y favorito hasta ahora entre los socialistas para disputar la Presidencia francesa, fue arrestado el sábado cuando iba a subir a un avión por las declaraciones de la mujer, que afirma que fue agredida por Strauss-Kahn el sábado cuando entró a limpiar su habitación sin saber que había alguien allí. El funcionario está acusado, además de intento de violación, de privación de la libertad. Hoy comparecerá a las 10:30 hora local (14:30 GMT) ante un juez, que puede decidir si lo deja libre bajo fianza. El rotativo “The New York Times” estima el posible monto de la misma en varios millones de dólares. Entretanto, el FMI aclaró que Strauss-Kahn no estaba en Nueva York en viaje oficial y un portavoz policial afirmó que no goza de inmunidad diplomática. El frente del FMI ha quedado de forma interina el segundo al mando, John Lipsky. El directorio del organismo iba a reunirse ayer domingo, pero aplazó el encuentro para después de la comparecia de hoy de Strauss-Kahn. El caso ha provocado enorme conmoción en Francia de cara a las presidenciales de mayo de 2012. Mientras los socialistas subrayaron la presunción de inocencia, un representante de la gobernante Unión por un Movimiento Popular (UMP) subrayó que el caso es “una humillación para Francia”. DPA.-


Comentarios


Las pruebas de ADN serán clave