Las razones que tendría para hablar del hecho



CIPOLLETTI (AC)- “¿Qué razones podría haber tenido la menor para hablar de esto?”, se preguntó la psicóloga Patricia Planas durante la audiencia de ayer. “Algunos podrían hacerlo para ganar notoriedad, cosa que ella no quiere. ¿Qué ganaba?”.

Con esa argumentación, trató de abonar la hipótesis de que la chica fue testigo de los hechos y que no tenía motivos para inventar toda la historia.

En realidad, podría especularse mucho sobre los motivos que tendría para dar estas versiones y hallar las más diversas explicaciones. Pero hay dos que constan en el expediente.

El psicólogo Pablo Andrés Franco, el primero que la entrevistó y a quienes sus colegas Planas y Abaca ni siquiera mencionaron ayer, explicó al Tribunal que la menor “quería perjudicar a alguien de su entorno pero sin tener la dimensión de en qué se estaba metiendo”.

Al declarar ante los jueces, Franco dijo que “usó hechos reales y los combinó con cosas ficticias para perjudicar a personas de su entorno”.

Y Graciela Kaempffman, la directora del Gabriela Mistral, aportó otra hipótesis: “ella era de usar cosas que le contaban para intimidar”.

Lo corrobora el padre Miguel. Cuando la menor terminó de contarle su versión le preguntó al sacerdote: “¿Usted no se asusta? Todos a los que les cuento esto se asustan y me piden que me calle la boca”.

La instrucción retoma la pista

CIPOLLETTI (AC)- Las versiones de la menor reactivarán la causa residual. El juez Pablo Iribarren ya dispuso varias diligencias, entre ellas una rueda de reconocimiento con imputados con falta de mérito.

Como se informó ayer, uno de ellos es Hilario Sepúlveda, el primer marginal detenido por el triple crimen.

Ahora trascendió que el magistrado podría citar a los hermanos Marcelo y José Luis Arratia, dos de los señalados por Claudio Kielmasz en sus distintas declaraciones como partícipes del hecho.

La menor habría aportado datos para retomar esta pista que quedó trunca en el “98 por falta de pruebas.

Por otra parte, la misma chica está citada a declarar en fecha próxima ante el juez, pero este dato se maneja con estricta reserva.

La causa residual estaba con poco movimiento. En el último año el juez tomó diez declaraciones testimoniales, pidió algunos informes e hizo unas pocas diligencias más, ninguna de las cuales se apartó de las líneas investigativas que figuran en el expediente.


Comentarios


Las razones que tendría para hablar del hecho