Las relaciones entre el oficialismo y partidos opositores, en su peor momento



Actualizado a las 11:50

BUENOS AIRES (AP) – Las relaciones entre el presidente Néstor Kirchner y los sectores de la oposición estaban el miércoles en su peor momento a causa del rechazo opositor al proyecto del oficialismo de reformar el organismo que designa y supervisa a los jueces. El proyecto, presentado por la senadora Cristina Fernández, esposa de Kirchner, ya fue aprobado por la cámara alta, pero encuentra escollos en la Cámara de Diputados.

Kirchner acusó a sus adversarios el martes en la noche de “representar el pasado. Me parece feliz que se junten, para que el pueblo vea que el pasado está ahí, escondido y trata de frenar de cualquier manera el cambio''. Señaló que se habían juntado opositores de distintas tendencias. “Faltaba el innombrable y entonces hubieran estado todos'', añadió, en irónica alusión al ex presidente Carlos Menem. La oposición replicó acusando al Presidente de “autoritarismo'' y de intentar avasallar la independencia del Poder Judicial a través de reformas al Consejo de la Magistratura, organismo encargado de designar a los jueces y supervisar su conducta.

“Esto forma parte de la locura del poder'', declaró la diputada opositora Elisa Carrió, líder del partido ARI. El tema ha tenido el efecto de unificar, por vez primera, a toda la oposición, que hasta ahora se había mostrado fragmentada y desorientada ante Kirchner, que según las encuestas, tiene una popularidad que supera el 70%. El proyecto gubernamental busca reducir, de 20 a 13, el número de integrantes del Consejo de la Magistratura, organismo criticado por su lentitud y “burocratismo''. Lo integran representantes del Congreso, del Poder Judicial, de las organizaciones de abogados y de las universidades.

Pero esa reducción de miembros también disminuye el número de representantes de la oposición, que en el actual Consejo están en paridad con el oficialismo. El gobierno sostiene que el actual número no refleja la realidad electoral del país, en tanto que sus adversarios atribuyen el cambio a un propósito de hegemonía política. El ministro del interior Aníbal Fernández declaró el miércoles que “el gobierno va a dar batalla'' en respaldo de su proyecto. Kirchner dijo que“vamos a seguir avanzando, vamos a construir un Consejo de la Magistratura que les de garantías a los argentinos como corresponde. No nos asustan las presiones de las corporaciones y los grupos de poder''.

Notas asociadas: Siguen los cruces y el proyecto avanza


Comentarios


Las relaciones entre el oficialismo y partidos opositores, en su peor momento