#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

"Las supuestas razones no tienen ningún asidero"



La primera Constitución escrita nace en 1776 en los Estados Unidos, a raíz de un movimiento independentista que se origina como una rebelión contra los impuestos aplicados por la corona inglesa a las importaciones de la entonces colonia británica.

Esta situación motivó la sublevación de los colonos, agobiados por el atropello y la soberbia de las autoridades del Imperio Británico en exigir una carga tributaria injusta por lo excesiva, razón por la cual en oportunidad de declarar formalmente su independencia los americanos del norte exigieron una ley superior que impidiera los abusos del gobierno.

Nuestra Constitución tiene sus indiscutidos antecedentes en la Constitución americana.

Basta analizar los orígenes del proceso constitucional para concluir que toda constitución tiene su razón de ser en tanto garantía de la libertad de sus ciudadanos y, lo que viene a ser su contrapartida (claramente visible en estos días), como limitación al poder estatal.

Cabe añadir que la propiedad, hoy confiscada por la salvaje presión fiscal nacional, es una derivación del derecho a la libertad, desde que implica reconocer la titularidad de lo obtenido mediante el libre ejercicio de nuestras potencialidades.

Como podrá advertirse del presente análisis, no puede dejarse de afirmar que nuestros diputados violaron llanamente el espíritu y la letra de la Constitución nacional.

En ese sentido, debe decirse que los conceptos expuestos no pueden ser soslayados por el diputado Julio Arriaga en su carácter de tal (juró observar la Constitución nacional), por lo tanto las supuestas razones expuestas públicamente, dando "motivo" a su voto a favor del gobierno del matrimonio Kirchner, no tienen ningún asidero y menos cuando pretende justificar que lo hizo para favorecer a la fruticultura regional de las retenciones que la afectan.

Nada justifica violar la Constitución nacional. Los fines no justifican los medios, más aún cuando estos últimos son claramente inconstitucionales.

 

Máximo Diez, LE 5.450.466

Neuquén

Moisés Omill, LE 7.297.457

Cipolletti


Comentarios


"Las supuestas razones no tienen ningún asidero"