Las teorías conspirativas

NEUQUEN (AN).- La propuesta de los abogados de Zanon es abrir el cuadro y ver la película de la historia de la cerámica en vez de la foto del episodio del robo. Para ellos, detrás del asalto hay una conspiración urdida por los opositores a la gestión obrera en la cerámica, con el objetivo de asestarle un golpe económico y sumergirla en el descrédito.

Los abogados Mariano Pedrero y Fernando Dalmazzo consideran que hay tres momentos clave en esta historia:

•El operativo policial que precedió al asalto, en el cual los efectivos supuestamente no se percataron de la presencia de un conocido delincuente -Nelson Gómez Tejada- en inmediaciones de la vivienda del tesorero Vázquez.

•La fuga de Gómez Tejada, posterior al asalto, y que fue "extrañísima", según la calificaron ayer. A su criterio, pudo ser una devolución de favores que le hicieron al imputado en compensación por su participación en la maniobra (es decir, el robo).

•El regreso de Gómez Tejada a la vivienda de Vázquez, tres días después del asalto. Los letrados creen que sirvió para sembrar, justamente, la sospecha del autorrobo y minar el prestigio de los ceramistas, cuya causa cosecha cada vez más adhesiones en la sociedad.

Los fiscales que investigaron el caso también vieron una conspiración con los mismos protagonistas pero desempeñando roles distintos. Para ellos, hubo un acuerdo entre Vázquez y Gómez Tejada para simular el asalto y quedarse con el dinero.

Ayer el fiscal del juicio, Ricardo Mendaña, interrogó a fondo a las víctimas del hecho. No se sabe si adhiere a la hipótesis del autorrobo, pero está claro que quiere examinar todos los detalles antes de tomar una decisión.

Y Gómez Tejada también se considera víctima de una conspiración: dice que lo usaron para justificar el robo del dinero. Es sus palabras, "me hicieron una cama".

Nota asociada: El juicio empezó con polémica y contradicciones  

Nota asociada: El juicio empezó con polémica y contradicciones  


Comentarios


Las teorías conspirativas