Las ventas de golosinas alcanzaron los 5.000 millones de pesos anuales

Las inversiones en la instalación, modernización y ampliación de plantas contribuyeron a que el sector tuviera un perfil altamente competitivo. Otro tanto ocurrió con los cambios de packaging, las propuestas de sabores y las diversas presentaciones y marcas.

El mercado de las golosinas es uno de los más dinámicos de la Argentina y está compuesto principalmente por galletitas, alfajores, caramelos, barras de cereales, chocolates y chicles. En los últimos tiempos tuvo un crecimiento constante promedio cercano al 6% anual.

Las 125 fábricas existentes, muchas pequeñas y medianas (pymes) de capitales nacionales, utilizaban el año pasado el 90% de su capacidad instalada, dependiendo del rubro, para satisfacer un consumo per cápita que superó ligeramente los cuatro kilos por habitante y por año (en galletitas unos diez, uno de los consumos más elevados del mundo).

La producción en el país tiene más de un siglo y últimamente las empresas llegaron a elaborar alrededor de 600.000 toneladas anuales de productos, con las galletitas como principal protagonista (70%), seguidas por los caramelos (13%), los chocolates (8%), los alfajores (6%) y la goma de mascar (3%).

Las principales firmas se encuentran en Córdoba, San Luis y Buenos Aires. No obstante, también existen pymes en otras provincias. Como los habitantes de la región del Comahue no lo desconocen, la Patagonia se destaca por sus chocolates y productos regionales. Estos últimos también se encuentran en el noroeste.

Las inversiones en la instalación, modernización y ampliación de plantas contribuyeron a que el sector tuviera un perfil altamente competitivo, así como los cambios de packaging, las propuestas de sabores y las diversas presentaciones y marcas.

Las ventas anuales alcanzaron los 5.000 millones de pesos y la actividad ocupó a unas 18.000 personas en forma directa y varios miles más de manera indirecta en todos los comercios, la distribución y la logística.

Los consumidores gastaban hace un año alrededor de cinco pesos en promedio cada vez que compraban golosinas en los quioscos. En julio, por las bajas temperaturas, suelen incrementarse las ventas, explicó Ricardo Lorenzo, gerente de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya). Desde hace más de 15 años en ese mes se organiza la promocional “Semana de la dulzura”.

Lo que más viene preocupando –según Lorenzo– es “sostener el crecimiento de la actividad a pesar de las pérdidas de rentabilidad ocasionadas por los mayores costos laborales, la presión fiscal y el aumento de los transportes, los alquileres y los servicios, que supera a los ajustes de precios”.

Investigaciones Económicas Sectoriales (IES) calculó que la fabricación aumentó un 7,3% en el primer cuatrimestre del año y se destinó mayormente al consumo interno.

Los 100.000 quioscos, minimercados, drugstores y maxiquioscos del país concretaban las mayores ventas de golosinas (además de cigarrillos, galletitas y otros productos). Constituían negocios de proximidad con amplitud horaria de atención (20 y hasta 24 horas por día).

Un estudio de la Subsecretaría de Desarrollo de Inversiones y Promoción Comercial de la Cancillería argentina destacó que el mercado internacional de las golosinas comprende dos grandes grupos:

• Chocolate, integrado por numerosas preparaciones que lo utilizan

• Azúcar, el principal ingrediente en caramelos (masticables, duros, rellenos o sin relleno), chupetines, chicles (o gomas de mascar), confites y grageas, así como las pastillas, turrones y bombones (sin cacao). En el 2011 alrededor del 85% de las confituras azucaradas se comercializaba por intermedio de quioscos y minimercados, el 10% en negocios tradicionales y el 5% en supermercados y autoservicios.

Los alfajores tuvieron el mayor crecimiento en los últimos años, acompañando los cambios de hábitos y el nivel adquisitivo de la población con decenas de presentaciones. El consumo per cápita ascendió a unos 900 gramos por habitante y por año. Son clasificados en tres grupos:

• Regionales, presentes en prácticamente todas las provincias y realizados en su mayoría por pymes familiares o microemprendimientos. Algunos se siguen elaborando de manera arte- sanal.

• Industriales, elaborados con máquinas por lo general de última generación, que contribuyen a garantizar la homogeneidad y la ausencia de manipulación del personal e incorporan las mayores innovaciones. Más de 50 marcas, sobre todo con precios medios y altos, procuran captar a los consumidores de distintas categorías socioeconómicas. Son las que más innovaciones incorporan.

• Premium, que apuntan a un segmento socioeconómico alto y se comercializan en cadenas de delicatessen y gourmet.

Las empresas líderes llegan a los puntos de venta minoristas de manera indirecta, mediante mayoristas y distribuidores, aunque muchas acceden a los súper e hipermercados en forma directa. Recurren a estos últimos dos canales y los autoservicios para las promociones, para lo cual despliegan diferentes estrategias teniendo en cuenta las escasas diferencias en los precios.

El 23% de la producción se exportaba en el 2006 y el año pasado, el 15,3%. De todo lo vendido, 75,1 millones de dólares correspondieron a golosinas, 22,9 millones a galletitas y 4,6 millones a snacks (papas fritas saladas o aromatizadas). Las menores operaciones fueron compensadas con una mejora en el mercado interno: en el primer cuatrimestre el consumo de galletitas creció un 2,8% y el de golosinas, un 7,3%.

Las exportaciones sectoriales cayeron un 13,3% en valores y un 16,4% en cantidades en el primer cuatrimestre del año, por la pérdida de competitividad del sector, de acuerdo con el informe de IES. Esas operaciones sumaron 102,6 millones de dólares en dicho lapso; entonces, los principales destinos en valores fueron Brasil, con el 21,4%; Chile, 15,7%; Uruguay, 15,3% y Paraguay, 10,9%.

Los alfajores comenzaron a exportarse en principio a los países vecinos, donde ya se conocían, y luego a destinos más alejados. Actualmente pueden encontrarse en más de 40 países, entre ellos Israel, Estados Unidos, Francia y Australia.

Las importaciones, de acuerdo con el Centro de Economía Internacional y sobre la base de datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, abarcaron: lactosa y jarabe de lactosa, jarabe de glucosa con fructuosa, cereales, excluido el maíz, en grano, precocidos o preparados de otra forma, excluidos los inflados o tostados; glucosa sin y con fructuosa, preparaciones con cacao en bloques, tabletas y barras y cacao en polvo azucarado. Se hicieron desde Colombia, Uruguay, Malasia, Hungría, Israel, Austria, Tailandia, Finlandia, Taiwán, Suecia, Filipinas, Estonia, Japón, Sudáfrica, Venezuela, Grecia, Líbano y Vietnam, entre otras naciones.

Estas adquisiciones en el extranjero mostraron un crecimiento sostenido del orden del 92% en el quinquenio 2006-2010, en una comparación punta contra punta, y pasaron de 196,7 millones de dólares a comienzos del período a 378,1 millones hacia el final del mismo. Sólo hubo una interrupción en el 2009, cuando cayeron un 10%, algo compensado al año siguiente con un incremento de casi el 30%. En el 2010 las tres principales adquisiciones en el exterior, en valores absolutos, fueron manteca, grasa y aceite de cacao; cacao en polvo sin azucarar ni edulcorar y pasta de cacao sin desgrasar. Esto ocurrió porque la Argentina no reúne condiciones agroecológicas que faciliten el cultivo de cacao, por lo que debe importar los ingredientes para la preparación del chocolate. Los principales proveedores en el 2010 fueron Brasil (56,54%), Estados Unidos (5,69%), Chile, (4,51%), México (3,59%) y la zona franca de Colonia, Uruguay (2,96%), que sumaron más del 73% de todas las compras argentinas en el exterior durante ese año.

Existe un consumo per cápita que superó anualmente los cuatro kilogramos por habitante

Miguel Ángel Fuks – miguelangelfuks@yahoo.com.ar


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora