“Las violencias, presentadas como cuestiones privadas, son políticas”

De reconocida trayectoria en #NiUnaMenos, estuvo en Río Negro y Neuquén para participar de una ronda de conversaciones organizada por APDH y La Revuelta



1
#

Dillon intervino en la charla “Aparecer ante los Derechos Humanos: poderes, cuerpos, violencias y resistencias de ayer y de hoy”.(Foto: matías subat )

2
#

Además de activista, Dillon es una prolífera escritora.

La periodista y activista feminista, Marta Dillon, visitó Río Negro y Neuquén para participar de la ronda de conversaciones titulada “Aparecer ante los Derechos Humanos: poderes, cuerpos, violencias y resistencias de ayer y de hoy”, promovida por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y la Colectiva Feminista La Revuelta.

En una charla con este diario habló sobre varios temas, entre ellos acerca de los juicios de lesa humanidad, además sobre los travesticidios, los crímenes de odio y la discriminación contra las personas portadoras de VIH.

P- ¿Cuáles te parecen que son los puentes que se pueden establecer entre las resistencias de ayer y de hoy?

R- Fundamentalmente me parece que lo que hay que pensar es que no hay una línea que divida. Cuando hablamos de memoria no hablamos de pasado, hablamos de las huellas sobre las que caminamos ahora. En los juicios se van valorizando voces que en un principio no se escuchaban, como las de las mujeres en relación a los delitos sexuales como crímenes de lesa humanidad, como una forma particular de tortura. Son cosas que se alumbran a partir de luchas que han madurado en estos últimos años. Las mujeres empezamos a reclamar por nuestros derechos a una vida libre de violencia, a la autonomía sobre nuestros cuerpos, y a entender que estas violencias, que son presentadas como cuestiones privadas, son políticas. Esto tiene que ver con un sistema de dominación que la dictadura y el patriarcado aplicaron.

P- ¿Te parece importante conceptualizar los travesticidios diferenciándolos de los femicidios?

R- El negarle la identidad a alguien es una violencia. Cuando hay travesticidios enseguida se repone el nombre masculino de esas personas. Además no se mata de igual manera a las travestis que a las mujeres, hay diferencias. En el caso de las travestis no siempre los agresores tenían relaciones íntimas con ellas, en el caso de las mujeres casi siempre son relaciones de este tipo. Sobre el cuerpo de las travestis se ejerce una violencia que parece que estuviera destinada a disciplinar, en el sentido de decir que se está usurpando, que se está menospreciando algo que parece tan valioso como la masculinidad.

P- Cuando escribiste sobre la masacre de Orlando dijiste que era necesario hablar de crímenes de odio y no de homofobia. ¿Por qué?

R- Una fobia es algo a lo que no podés responder más que con algún tratamiento. Por ejemplo, se tiene fobia a viajar en avión. Cuando vos discriminás o cuando se agrede a personas gays, lesbianas, travestis o trans, es algo que podés evitar. Es una cuestión de odio, una construcción cultural. Ponerlo en el plano de las fobias es desresponsabilizar a los sujetos que ejercen violencia contra otras personas.

P- ¿Persisten los actos discriminatorios hacia las personas portadoras de VIH?

R- Las discriminaciones persisten en los sistemas de salud.

Buena parte de los planes que se están cayendo tienen que ver con la atención a las personas que viven con VIH. No hay reactivos, no se entregan preservativos. Se ha avanzado mucho en el estado de salud de quienes vivimos con VIH entonces no tiene sentido que se sigan infectando tantas personas por año, y sin embargo sucede eso. No atender, no seguir con la prevención, no tener buen acceso a la salud es una manera de discriminar.

Un largo camino

de compromiso

Marta Dillon dirige el suplemento feminista “Las 12” y fue fundadora de “Soy”, que aborda la temática de la diversidad, ambos desarrollados en “Página/12”.

Es autora de los libros “Vivir con virus”, “Corazones cautivos”, “Santa Lilita” y “Aparecida.”

Integra la Colectiva Lohana Berkins y el movimiento #NiUnaMenos.

Dillon explicó cómo articula ambos espacios: “En este segundo #NiUnaMenos hubo un salto de calidad en muchos sentidos y la incorporación de las diversidades y el pedido de justicia por las travestis y las personas trans fue claramente expreso. Nos reconocemos en esta necesidad de ampliar los universos de lo posible. No pensar que hay una sola manera de ser mujer y que las respuestas que se han dado al #NiUnaMenos en general tienden a normativizar como deben ser las mujeres.”


Comentarios


“Las violencias, presentadas como cuestiones privadas, son políticas”