Latifundistas brasileños justifican el asesinato de la misionera



ALTAMIRA, Brasil (AFP) – El representante de los latifundistas del Estado amazónico brasileño de Pará estima que la misionera estadounidense Dorothy Stang, asesinada por sicarios el 12 de febrero, “es responsable de su propia muerte” por apoyar a los campesinos sin tierra. “Dorothy Stang, no era una santa, era una caradura y es responsable de su propia muerte”, declaró en una entrevista, Francisco Alberto de Castro, director regional de la Federación de Agropecuaria del Estado de Para (Faepa) y del sindicato de criadores de bovinos (Sindicorte).

En su casa de Altamira, capital regional situada en la ruta transamazónica, a 140 km de Anapu donde Dorothy fue asesinada, De Castro afirmó “que durante 20 años, ella sólo nos creó problemas”.

“Ella se ganó el odio al incitar a los campesinos sin tierra a invadir numerosas propiedades en Pará”, afirmó y recordó que en 2003 la religiosa había sido designada “persona non grata” por el consejo municipal de Anapu. “¿Alguien permitiría a un brasileño en Estados Unidos o Francia incitar a la gente a invadir tierras ajenas?”, se preguntó.

Sin embargo, el terrateniente no mencionó que una de las mayores fuentes de conflicto en el Estado de Pará es la ocupación de tierras públicas por latifundistas, mediante falsos títulos de propiedad. De Castro reconoce: “Nuestro sueño era que fuese 'extraditada' (expulsada), pero se naturalizó brasileña”. Natural del Estado de Minas Gerais (sudeste), De Castro llegó a Altamira a la edad de 23 años, en 1974, tras haber comprado en una subasta un lote de 3. 000 hectáreas de selva. En su opinión, la dictadura militar (1964/1985) “realizó la reforma agraria más grande del mundo”.

En tanto, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, acusó ayer por el asesinato de religiosa a “algunos reaccionarios, algunos conservadores en el área maderera” que actúan en el Amazonas.

“No descansaremos hasta apresar a los asesinos y a los mandantes para mostrar, claramente, que en nuestro gobierno no hay impunidad”, dijo Lula da Silva en su programa de radio “Café con el Presidente”. “Es abominable que haya personas que todavía crean que un revolver .38 sea la solución para un conflicto'', dijo.

Al menos dos hombres están detenidos en Pará en vinculación con el asesinato. Rayfran das Neves Sales fue detenido el domingo en un sector de la vía transamazónica y llevado en helicóptero escoltado por policías armados hasta Altamira, donde fue interrogado. Sales -de 27 años- confesó su crimen y dijo que junto a otro hombre, Uilquelano de Souza Pinto, dieron muerte a la misionera .


Comentarios


Latifundistas brasileños justifican el asesinato de la misionera