Latinoamérica se recupera de la fuerte recesión

La CEPAL prevé un crecimiento del 4% promedio para la región.





Santiago de Chile (EFE).- La economía de América Latina y el Caribe se ha recuperado gradualmente de la recesión iniciada en el segundo semestre de 1998 y la evolución actual apunta a un crecimiento promedio del 4 por ciento este año, afirmó la CEPAL.

En su balance preliminar sobre la economía regional en el primer semestre del año, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) destaca que este crecimiento irá acompañado de una inflación promedio del 10 % y una leve mejora en los mercados del trabajo.

«América Latina y el Caribe han iniciado su tercer ciclo de crecimiento de los últimos diez años», señala el informe, que sitúa los anteriores entre 1990-1995 y 1995-1999. Para este año, «se prevé un déficit fiscal del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) y en la mayoría de los países el flujo de capitales debería ser suficiente para cubrirlo», indicó el informe, que fue comentado por el Secretario Ejecutivo de la CEPAL, José Antonio Ocampo.

Según el análisis, las favorables perspectivas obedecen a la reversión de las tendencias internacionales que provocaron la recesión de 1998-1999 -el año pasado el PIB regional creció sólo un 0,4%- y al aumento de precios de los productos que exporta la región, junto a una recuperación en Asia y Europa.

Esto permitirá que el valor de las exportaciones latinoamericanas crezca alrededor de un 15 por ciento este año, desde un incremento inferior al 6 % en 1999.

Las importaciones también crecerán, aunque a un ritmo levemente inferior, precisa el texto.

La CEPAL prevé que el flujo de recursos financieros aumentará de forma moderada, «pero es poco probable que la inversión extranjera directa, que es uno de sus principales componentes, mantenga el nivel sin precedentes que mostró en 1999».

En términos generales, la corriente de capitales debiera situarse entre el 3 y el 3,5 % del PIB, frente a un 2,8% del año pasado, indica el informe, que advierte que subsiste cierto clima de incertidumbre en este campo y el flujo podría frenarse a causa de la volatilidad de los mercados estadounidenses.

Por otra parte, el análisis prevé una política fiscal más austera que en 1999, cuando se registró un déficit promedio equivalente al 3% del PIB, que fue el más alto de la década.

La reducción del déficit publico obedecerá en parte al aumento de los ingresos, la disminución de las transferencias y un menor nivel de gastos. Al mismo tiempo, la política monetaria muestra un carácter menos restrictivo, debido a que se ha logrado controlar la inflación. El informe elogia el nuevo rumbo de las políticas cambiarias, tras los costos que la defensa de las bandas de flotación tuvo para los países más afectados por la crisis.

México, Brasil, Chile, Colombia y Ecuador fueron ejemplos de lo anterior y, con excepción del último de esos países, las devaluaciones tuvieron efectos satisfactorios, porque fomentaron las exportaciones y estimularon así el crecimiento.

Respecto del control de la inflación, la CEPAL destaca los efectos positivos que tuvo en los salarios reales, en un contexto en que la tasa de ocupación también ha tenido un leve repunte, mejora que aún no se refleja en la cifra de desempleo debido al alza en los índices de participación laboral.

La Comisión, además, subraya que en el 2000 ha sido menos marcada la diferencia entre los países de América del Sur, que estuvieron sumidos por dos años en la recesión. En ese contexto, la CEPAL prevé que Chile, Perú, Costa Rica. México, Nicaragua y República Dominicana crecerán por encima del 4 % promedio previsto para la región.

Baja inflación

La inflación en América Latina y el Caribe es actualmente la más baja de los últimos 50 años, según la CEPAL.

En la primera mitad del 2000, el ritmo anual de inflación de la región en su conjunto se situó por debajo del 10% señala el estudio. «La región muestra la inflación más baja en 50 años, después de descender de casi el 900 por ciento en 1993 a alrededor del 10% en 1997», precisó.

Esta notable desaceleración provino principalmente del cambio de orientación de la política económica desde los años ochenta, período en que la estabilización paso efectivamente a tener primera prioridad. Según el estudio de la CEPAL, el bajo ritmo de incremento de los precios se ha mantenido, incluso después de que se desatara a partir del segundo semestre de 1997 la crisis financiera en algunas regiones del mundo. (EFE)

Para ser menos vulnerables

Las economías en América Latina y el Caribe deberán consolidar un proceso de reformas en sus sistemas financieros si desean ser menos vulnerable a los bruscos cambios de los países industrializados, señaló ayer el secretario ejecutivo de la Cepal, José Antonio Ocampo.

«Vamos a defender primero la consolidación de un proceso de reformas que haga el sistema menos vulnerable a crisis como las últimas que sufrimos y sólo la unión de nuestros esfuerzos puede librarnos de un nuevo ciclo descendente», señaló Ocampo.

Tras entregar un balance de la economía regional (ver nota central), Ocampo afirmó que sólo «una política de austeridad en épocas de auges evitará la contracción en tiempos de crisis». Según Ocampo, precisamente la fuerte volatilidad de los flujos de capital externo, que en los primeros seis meses de este año no han tenido una recuperación plena, podría ser un factor de riesgo para que la región termine bien este año.

En este sentido, advirtió que no se puede descartar un «aterrizaje» brusco de la economía de los Estados Unidos, que afectaría directamente las exportaciones de México, Centroamérica y el Caribe, zonas que en los últimos meses han tenido un sostenido crecimiento.

Ocampo añadió la importancia de que los sistemas financieros nacionales cuenten con una supervisión y una regulación adecuada. Además, instó a los países a manejar apropiadamente las estructuras de endeudamiento privadas y públicas, tanto internas como externas.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Latinoamérica se recupera de la fuerte recesión