Lavagna advierte de concentración de empresas

El ministro de Economía dijo que la defensa de la competencia es una de las bases de la actual política económica. Afirmó además que durante su gestión son prioridad los consumidores.



El ministro de Economía, Roberto Lavagna, advirtió ayer que “muchos procesos de concentración” de empresas responden a “movimientos estratégicos” destinados a “para maximizar su rentabilidad, a través de minimizar la competencia”, y dijo que es prioridad de su gestión la “defensa de la competencia y del consumidor”.

Lavagna, quien disertó ayer a la mañana en el Palacio de Hacienda en un seminario sobre “Derechos y Políticas de Competencia”, sostuvo que, por esa razón, “la defensa de la competencia tienen una gran importancia dentro del programa económico actual”.

El jefe de la cartera económica subrayó que dentro de la defensa de la competencia se encuentra también la del consumidor, la cual “no puede estar ausente de un política económica moderna, por las tendencias a monopolios y oligopolios” que existe en la economía.

El titular del Palacio de Hacienda comparó la importancia que tiene para el gobierno la defensa de la competencia con la trascendencia que tiene “el superávit fiscal, la política de manejo de la deuda, del tipo de cambio, de tasas de interés, o la relación entre productividad, producción e ingresos”.

“En materia de defensa de la competencia era muy poco lo que se había hecho y la defensa del consumidor no puede estar ausente dentro de una política económica moderna, por las tendencias a generar monopolios u oligopolios”, expresó el ministro.

Lavagna aclaró que algunos procesos de concentración responden a lo que denominó como “movimientos espontáneos” producidos, en algunos casos, por los adelantos tecnológicos.

Sin embargo, puntualizó que “muchos procesos de concentración no son (a causa de) movimientos espontáneos, sino que son planeamientos estratégicos que las empresas hacen para maximizar su rentabilidad, a través de minimizar la competencia”.

También cuestionó el otorgamiento de “ciertos subsidios cruzados, que facilitan el posicionamiento de algunas empresas”, algo que, según precisó, ocurría con frecuencia en la década pasada.

El ministro subrayó también el proyecto que el gobierno envió al Congreso “para actualizar la Ley de Defensa de la Competencia”, a la que consideró una herramienta necesaria para el desarrollo económico”.

Por su parte, el secretario de Coordinación Técnica de la cartera económica, Leonardo Madcur -de quien depende el área de Defensa de la Competencia- sostuvo que existen tres claves para llevar adelante una tarea responsable en esa materia. En ese sentido, enumeró “un marco legal claro y transparente, facultades discrecionales acotadas, y experiencia y profesionalismo” de parte de los funcionarios responsables del área.

Madcur sostuvo que “en los últimos dos años, se analizaron 98 casos (de fusiones y concentraciones), de los cuales en nueve hubo compromisos de desinversión”.

“Para tener idea de las magnitudes -agregó- sólo en el 2004 las cifras (de desinversión, para garantizar la competitividad del mercado) ascendieron a 1.800 millones de dólares”.

También señaló que “en el mismo período se analizaron 69 casos y hubo 10 sanciones por 380 millones de pesos”.


Comentarios


Lavagna advierte de concentración de empresas